REDACCIÓN
6 de junio de 2016 / 05:46 p.m.

Monterrey.- La Procuraduría de Justicia ejecutó orden de aprehensión en contra de un elemento de la Agencia Estatal de Investigaciones que, presuntamente, estaba comisionado en la región norte y participó en el secuestro de un residente del municipio de Escobedo en supuesta complicidad con otro investigador, que hasta el momento se encuentra prófugo de la justicia.

Se trata del ex investigador estatal José Luis Perales López, quien quedó vinculado a proceso por el delito de secuestro y permanece recluido en el penal del Topo Chico.

Las autoridades estatales manejaron con total hermetismo el caso, porque trascendió que los hechos ocurrieron el pasado 30 de marzo, de acuerdo a la carpeta judicial que integra el agente del Ministerio Público.

De las investigaciones se desprendió que Perales López y su ex compañero privaron de la libertad al afectado y luego solicitaron 150 mil pesos de rescate a su padre, quien es propietario de un rancho en el municipio de Mina.

Con los hechos narrados por el afectado, las declaraciones y las evidencias que recabó, el representante social acreditó la probable responsabilidad de Perales López, quien se desempeñaba como elemento activo cuando protagonizó el plagio.

Una vez complementadas las investigaciones, el representante social solicitó la orden de aprehensión que se le ejecutó el pasado 19 de mayo.

Horas después de su detención, Perales López fue presentando ante un juez de control, pero se apegó a los beneficios del artículo 20 y se negó a dar explicaciones de los hechos que le atribuían.

Después de escuchar los pormenores de la investigación que realizó el fiscal, el representante del Poder Judicial lo consideró probable culpable del plagio y ordenó como medida cautelar la prisión preventiva, por lo que al concluir la audiencia regresó al centro penitenciario.

Trascendió que en la privación ilegal de la libertad participó un ex compañero de Perales López, quien fue plenamente identificado, pero logró escapar y actualmente continúa evadiendo la acción de la justicia, mientras José Luis Perales es juzgado por el delito que es considerado como grave y por el cual podría alcanzar una pena de hasta 50 años de prisión.