RICARDO ALANÍS
10 de marzo de 2016 / 04:43 p.m.

Monterrey.- El gobernador del Estado, Jaime Rodríguez Calderón, declaró que ya dialogó con el procurador de Justicia, Roberto Flores Treviño, sobre el delito por el que fue procesado en Estados Unidos.

El mandatario estatal explicó que el servidor público no le comentó de ese hecho porque no lo consideró importante, ya que es una deuda liquidada.

Agregó que el procurador sí asistirá a la comparecencia ante el Congreso del Estado, a pesar de que él le sugirió que no acudiera, ya que los diputados no tienen facultades para obligarlo a esa cita, y que además se trata de un capricho de quienes integran el Poder Legislativo.

"Él decidió ir, yo le dije que no, no tenemos por qué estar cumpliendo caprichos del Congreso, ese es un capricho del Congreso, es decir, es un tema personal que no tiene nada que ver con la función pública, es decir, no está cometiendo ni hizo ningún daño, ni defraudó a nadie en el tema de la función pública; es un tema de una relación contractual.

"No tienen facultades (para quitarlo del cargo), es decir, es una propuesta nuestra que ellos aprobaron, así está la Constitución y no es un delito, en la función pública no ha cometido ningún delito. Ya platiqué con él, (y no me lo comentó) porque no lo sintió importante, punto; es decir, no es un tema ya revisado, ya consultado, ¿cuántos de ustedes han tenido una deuda que han tenido que ser sometidos a la presión de pago?, ¿quién en este país no ha debido algo?, ¿quién de nosotros puede decir: tengo un expediente limpio y completo en el tema de una deuda?", dijo.

Esta situación surge luego que Roberto Flores Treviño fue fichado en el estado de Nevada, acusado de girar cheques sin fondos en un centro de apuestas.

Para Rodríguez Calderón se trata más de un tema de grilla y de política que de otra cosa, ya que Roberto Flores no tiene ningún problema derivado de ese hecho en Estados Unidos, al grado de que recientemente viajó a Phoenix, Arizona a una reunión de procuradores, sin que se presentara ningún problema.

Expresó que se trató de un tema contractual, donde el hoy procurador llegó y tuvo un acuerdo para el pago y se cumplió.

"Sí claro, debe asistir; miren, no tiene la obligación de asistir, es un tema personal, no es un tema de función pública, por eso yo he dicho es un tema personal y el Congreso no tiene por qué meterse en los temas personales de nadie, imagínate que yo de repente tenga una dificultad con mi esposa, o con alguno de mis hijos y me tenga que citar el Congreso por eso; no es facultad del Congreso, es un tema de grilla, de política, es un tema de un caso del pasado de alguien que está resuelto, yo no puedo juzgar a nadie por su pasado, no es un delito, es una situación personal, una relación contractual, mercantil, que no tiene nada que ver con un tema de delito.

"El procurador acaba de estar en Phoenix, Arizona en la reunión de procuradores, si estuviera o lo hubieran fichado o tuviera un problema, no podría viajar a Estados Unidos", declaró.