9 de septiembre de 2014 / 12:58 a.m.

Monterrey.- La delegación estatal de la Procuraduría Federal del Consumidor conminó a los ciudadanos a estar alertas al momento de celebrar un contrato con alguna casa de empeño y préstamo.

Al empeñar algún objeto o aparato, las personas deben verificar primero la tasa de interés que pagarán por el préstamo, así como las fechas de pago, y que el documento esté autorizado por la propia Profeco.

"La Ley Federal de Protección al Consumidor, el año pasado entró en vigor una reforma al artículo 65 bis, donde se agregaron algunas obligaciones que tienen los dueños de las casas de empeño, y que la Profeco estará vigilando", mencionó el titular de dicha delegación Jorge Alberto Salazar Salazar.

El funcionario indicó que en Nuevo León existen más de 700 locales de casas de empeño, las cuales pertenecen también a un elevado número de empresa y personas físicas.

En lo que va del año, agregó, han verificado alrededor de 250 de esos negocios, operativos que han arrojado sanciones contra aproximadamente 90.

Al detectar irregularidades, la autoridad federal aplica la sanción y coloca los sellos de suspensión.

En las audiencias ante Profeco los representantes de los establecimientos de préstamo tienen derecho a ofrecer sus argumentos, y comúnmente vuelven a operar tras el cumplimiento de la sanción.

Para evitar situaciones desagradables, Salazar Salazar recomendó a los clientes o pignorantes ser cuidadosos revisar bien el contrato antes de firmar.

"Que esté a la vista el interés que cobran, el costo anual total de lo que te va a costar ese interés por ese prestamos de ese dinero. Qué requieres para empeñar y qué requieres para poder hacer el desempeño", indicó.

Un punto importante, aseveró el delegado, es que existen nuevos lineamientos legales que obligan al dependiente o encargado de esos negocios, a dar aviso a las autoridades policiacas cuando un cliente empeñe tres o más artículos o aparatos de las mismas características.

Lo anterior tiene el fin de prevenir y combatir el robo a negocio o casa habitación, pues en gran porcentaje los delincuentes suelen empeñar los productos de robo.

"Esto con el fin de que la Procuraduría General de Justicia ubique a las personas que probablemente pudieran estar empeñando cosas de procedencia ilícita.

"¿Qué sucede cuando una persona, en un lapso de un mes, empeña cinco o seis televisiones? Bueno, pues levanta una sospecha", puntualizó.

FOTO: Agustín Martínez 

AGUSTÍN MARTÍNEZ