AGUSTÍN MARTÍNEZ
1 de septiembre de 2017 / 08:11 p.m.

GUADALUPE.- En condiciones de salud estables se encuentra el profesor de secundaria que la tarde del jueves resultó con diversas heridas, al ser atacado a balazos afuera de su casa en Guadalupe.

Tanto los familiares como los vecinos del afectado se encuentran sorprendidos por los hechos, pues él siempre ha sido una persona sumamente tranquila y no cuenta con enemigos.

Por el momento la Policía Ministerial lleva a cabo las investigaciones para determinar el origen y la autoría de la agresión, que puso en serio riesgo la vida del maestro.

Trascendió que Samuel Álvarez de León, de 39 años de edad, nunca había tenido ningún problema, pues siempre ha mostrado un comportamiento ejemplar en ese barrio.

El profesor ha radicado toda su vida, desde muy pequeño, en la colonia Riberas de la Silla-Fomerrey 31. Allí habita con su padre y una hermana, pues su mamá falleció hace varios años.

Trascendió que al momento del ataque a balazos, el papá de la víctima se encontraba en un municipio rural de Durango, arreglando unos asuntos relacionados con unas parcelas.

A temprana hora del viernes arribó a Monterrey, tras ser enterado del incidente, para estar de inmediato con su hijo mientras lo atienden en el hospital del ISSSTE Regional.

En dicho nosocomio los médicos confirmaron que el mentor presenta al menos 10 heridas de bala, casi todas en sedal o que no dañaron órganos vitales ni provocaron fracturas.

Las lesiones son principalmente en la parte superior derecha de la espalda, y seis impactos más en el costado izquierdo, principalmente rozones o esquirlas, y sin precisarse si son entradas o salidas.

Esta agresión fue reportada alrededor de las 18:45 horas del jueves en las calles Campero y Ancón, en la colonia Riberas de la Silla, que se ubica al norte del bulevar Miguel de la Madrid.

Álvarez de León acababa de bajar de su automóvil Nissan Áltima color gris, año 2003, después de salir de su trabajo en la Secundaria Técnica número 44, ubicada a un kilómetro, en la colonia Jardines del Río.

Estaba bajando algunas pertenencias de la cajuela, cuando de pronto se detuvo frente a él un taxi color verde, desde el cual le dispararon en repetidas ocasiones.

Al ser alcanzado por los proyectiles el hombre cayó al suelo, siendo auxiliado por su hermana y varios vecinos, quienes pidieron el apoyo de una ambulancia.

En el lugar de los hechos los peritos recolectaron tres casquillos percutidos calibre .9 milímetros. Los escasos testigos no pudieron precisar la matrícula del auto que tripulaban los delincuentes.


pjt