DENISSE MESTA
20 de abril de 2015 / 07:53 a.m.

MONTERREY.- Aunque de acuerdo a las normas de gas de alta presión, la tubería del hidrocarburo debería de estar a una profundidad de un metro veinte, el apoderado legal de la empresa Paccsa, Miguel Zárate, expuso que éstas se encontraban a 45 centímetros de la superficie cuando ocurrió la explosión en Ruiz Cortines, en donde desafortunadamente murieron dos trabajadores cuando recarpetaban la zona.

Lo anterior se dio a conocer luego de los resultados del peritaje realizado por la Procuraduría General de Justicia del Estado, en el que se determinó la responsabilidad de la explosión mientras se realizaban trabajos de recarpeteo en Guadalupe.

El abogado comentó que la profundidad a la que se encontraba la tubería es el fondo de la negligencia que existió.

"El peritaje es muy contundente en un tema de la profundidad del tubo, si tú te fijas en el peritaje es que el tubo en el lugar del accidente estaba a 47 centímetros por el tipo de normas que se aplican se ocupan al menos un metro veinte ahí.

"Por mucho no cumple, es el fondo de negligencia que existió".

Zárate puntualizó que la instalación en este lugar estaba mal hecha e incluso comparó la situación a la ocurrida hace tiempo a la altura de la estación San Bernabé.

"Gas Natural ya fue sancionado en el asunto de Metrorrey cuando la explosión en San Bernabé, por no cumplir con esta profundidad y por no haber renovado esas tuberías que anteriormente eran de la CFE".

El apoderado legal de Paccsa comentó que se presentaron denuncias en contra de la Secretaría de Energía.

El apoderado detalló que cuando fueron contratados por Obras Públicas se les establece que por falta de contestación de Gas Natural no existía tubería en una distancia de 80 centímetros de profundidad.

El 7 de abril la explosión de una tubería provocó el incendio de una máquina de recarpeteo, que costó la vida de dos empleados de Paccsa, en la avenida Ruiz Cortines.