orlando maldonado
18 de enero de 2016 / 06:32 p.m.

Monterrey.- Sin detallar qué es lo que pasará con la concesión que actualmente se tiene, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, aseguró que el Gobierno del Estado contrajo obligaciones en las que se comprometió con el proyecto de Monterrey VI y que tienen que cumplir.

Cuestionado sobre si cancelarán dicha concesión o no, que implica traer agua del Río Pánuco, y cuyo vencimiento es hasta el mes de marzo, el mandatario estatal se limitó a contestar que "todo está vivo mientras no muera nada".

"Todos los contratos son legales, hay un contrato, hay una licitación que se hizo respecto a este proceso, hay una obligatoriedad del Estado, legalmente, que no podemos decir nada más porque se me ocurrió a mí o a cualquiera que diga ¡ya quítalo! Pues no, hay obligaciones que tiene el Estado en las que se comprometió.

"La concesión es un beneficio que tiene Nuevo León de un uso del agua del Río Panuco que veremos si es conveniente o no, en base a todo este planteamiento que le vamos a hacer al Gobierno Federal", respondió.

Pese a que mediáticamente ya cancelaron Monterrey VI, legalmente el proyecto original sigue vivo gracias a esta concesión, sin embargo, Rodríguez Calderón no quiso dar detalles de qué va a ocurrir con este permiso.

Lo anterior sale a relucir luego de que este domingo organizaciones civiles se manifestaran en la Macroplaza en contra de Monterrey VI, los quejosos se opusieron a que el abastecimiento de agua para la localidad en los siguientes años sea a través del trasvase del Río Panuco.

Al respecto, el gobernador insistió que el tema de la concesión, así como las alternativas al proyecto hidráulico serán consensuadas con expertos en el tema, ciudadanos y organizaciones civiles, para tomar una nueva decisión al respecto, ello mediante mesas de trabajo que ya comenzaron el jueves pasado.

"Hay obligaciones legales que las estamos revisando en conjunto con todos, no estamos peleando con nadie, la acción de este Gobierno es sentarnos a platicar y buscar oportunidades de solución, y lo estamos haciendo así", subrayó.

Otra de las cosas en las que el mandatario estatal dejó abierta la puerta es la posibilidad de seguir o no con las mismas empresas que actualmente están, legalmente, diseñadas para la construcción de Monterrey VI.

"Hay todas las condiciones siempre y cuando nos sentemos a platicar y una de las cosas que vamos a privilegiar en este gobierno es sentarnos a platicar, no evadir nada, no tenerle miedo a sentarnos con quien tengamos que sentarnos para encontrar las soluciones.
"Habrá soluciones en algunos casos, en otras a lo mejor nos encontramos que no hay una solución legal, sin que lleguemos al pleito y al rompimiento", concluyó.