25 de febrero de 2014 / 11:11 p.m.

Escobedo.- El haberse caído de cuatro metros hace más de un año mientras limpiaba un clima, ha cambiado por completo la vida de un joven padre de familia, a quien su patrón lo dejó en el abandono.

Se trata de Francisco Javier Carrizales Herrera, de 30 años de edad, habitante de la calle Manuel Álvarez Braco 815, en la colonia Paseo Real, en Escobedo.

Y es que su mano izquierda no la puede mover, le falla su pierna derecha, tenía su Seguro Social, pero el que le daba trabajo y lo había afiliado, Oscar Castoreño Leal, se lo quiere quitar y podría perder así su pensión.

"Climas Castoreño" se ubica en la avenida Paseo de la Amistad, colonia Infonavit Monterreal, en Escobedo y Francisco Javier ha ido, pero no le hacen caso.

El accidente laboral ocurrió el 21 de junio de 2013 poco después de las 15:00 horas, el joven perdió el conocimiento, sus familiares le tomaron fotos y con todas las pruebas nadie lo ayuda.

"Entonces yo me caí, estaba limpiando un clima, se me pulverizó un hueso de la muñeca izquierda, ya no muevo la mano, la rodilla derecha también se me fregó", señaló el hombre.

El joven está casado con Angélica Cortez Hernández, con quien procreó al pequeño Milton Azael, que hoy tiene cinco años, pero han tenido que vender muebles para conseguir dinero y de una iglesia católica cercana, cada mes les dan una despensa.

"Mi esposa me ayuda limpiando casas, pero no es todos los días y el pago es poco, yo no puedo trabajar ya y el niño me pide a veces cosas y me da pena no poder darle nada", mencionó.

Carrizales Herrera fue llevado por la Cruz Roja Metropolitana al hospital de Zona número 21 del Seguro Social, donde estuvo internado hasta que lo dieron de alta, pero hoy, pide justicia.

"Pues yo la verdad pido justicia, no sé nada de leyes del Seguro Social, me dicen que si me da de baja mi patrón del IMSS me van a quitar la pensión por accidente laboral y no quiero eso, ojalá alguien me ayude o me ocupe en alguna actividad", expresó el afectado.

Francisco Javier espera la intervención de las autoridades para que no se le deje en el desamparo: quedó incapacitado por un accidente laboral y ahora está en la incertidumbre junto a su esposa y pequeño hijo y todavía, pagando los recibos que cada obviamente, cada mes no fallan.

IRAM OVIEDO