Francisco zÚñiga
1 de mayo de 2016 / 02:27 p.m.

Monterrey.- Encontrar una plaza pública en buen estado, con mantenimiento y jardines, es como encontrar una aguja en el pajar.

Las hay, sin duda, en las zonas residenciales o en los municipios más ricos, pero en las colonias populares, a lo más que pueden aspirar es a tener juegos en buen estado y que no haya tanta basura.

Algunas plazas tienen jardinero, que hace milagros para darles mantenimiento, y al menos guarda el decoro, pero en otros lados, los parques parecen zonas de desastre.

En el municipio de Juárez, en la colonia Fuentes de Juárez, hay una larga plaza por la calle A. Garza Leal y Ruidoso. Si tuviera pasto, mediría un metro, que es lo que mide las dos o tres hierbas que crecieron solas al lado del camino pavimentado.

Existe un techado totalmente destrozado por el tiempo y las inclemencias del clima.

Algunas vecinos inconscientes han aprovechado para tirar basura.
La situación es similar en muchas colonias.

En la colonia Madero, otra plaza espera por el jardinero. Le urge un corte de hierba, alumbrado por las noches, y una manita de pintura.

Así están muchas otras, descuidadas y abandonadas, y aunque en algunos casos se va el personal del municipio correspondiente, les faltan recursos para embellecerlas.

En Portal de los Salinas, en Ciénega, la plaza tiene jardines, pero no hay pasto, sino piedra pintada, que le da un buen aspecto.

La parte verde es poca, y descuidada.

Hay que reconocer que algunas plazas sí están muy bonitas, con colores vivos, jardines verdes y da gusto pasear o descansar en ellas.

Pero en honor a la verdad, son muchas más, las que viven en el descuido, a veces, total, de las autoridades.