GUADALUPE SÁNCHEZ  | @LupitaSP1
27 de julio de 2015 / 06:46 p.m.

Monterrey.- Expertos en finanzas aseguran que el precio a la alza en el dólar no afecta a todos los sectores económicos, en el caso de los exportadores mexicanos, estos podrían aprovechar el momento y tener ingresos extras ya que sus pagos en dólares, tendrán mayores ganancias al convertirlos en pesos.

Mario Antonio López Valtier, analista financiero, señaló que si bien se ve como algo negativo el incremento del dólar sobre el peso mexicano, “depende de qué lado de la mesa se está sentado”.

“Si yo soy inversionista mexicano y estoy previendo que el tipo de cambio se ajuste, pues yo cambio mis inversiones en pesos por dólares, esperando que el rendimiento en el tipo de cambio sea superior a la tasa de interés.

“Si hablábamos de una divisa de 13 que ahora anda en 16.50, pues definitivamente tenemos 30 por ciento de ajuste cambiario”, explicó.

Por lo que siendo México un país exportador de petróleo, el precio del dólar es más positivo que negativo.

El Presupuesto de Egresos de la Federación y la ley de Ingresos de la Federación que tenemos para el 2015, se hizo sobre una base de exportación de 1 millón 90 mil barriles de petróleo al día.

Estos a un precio de 79 dólares por barril, pero las cosas no fueron fáciles, el precio del barril de vino abajo a los 50 dólares; por lo que habría pérdidas 150 mil millones de pesos. Al subir el dólar las cosas cambian.

“Pues que ahora nuestra merma es nada más de 80 mil millones, ya tenemos un ahorro de 70 mil millones.

“Entonces en la medida en que el Banco de México está vendiendo dólares más caros de como los adquirió, le va a generar una ganancia cambiaria y al final del día esa ganancia va a las harcas de la Secretaría de Hacienda.

“Entonces si yo estuviera en los zapatos del secretario de Hacienda, pues no estaría muy preocupado”, dijo.

Pero las consecuencias si se resentirían en el sector industrial que importa parte de sus mercancías o en la ciudadanía promedio que consumen bienes o artículos del exterior, porque entonces serán menos accesibles económicamente.

En cambio otros estados del centro y sur del país, donde un buen porcentaje de la población recibe remesas de los Estados Unidos, también se vería beneficiada con más pesos a la hora de hacer el cambio de la moneda.