zyntia vanegas
25 de febrero de 2016 / 04:03 p.m.

Monterrey.- Padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa llegaron a Monterrey como parte de la caravana que busca llegar a Matamoros para entrevistarse con el juez primero de distrito, y evitar que la autoridad conceda amparos a los policías municipales inculpados por los delitos relacionados a la desaparición de los jóvenes.

“Ahí están procesados 53 policías preventivos de Iguala y de Cocula. Hemos tenido información somera, genérica en el sentido de que pueden ser liberados por lo menos 22, hay probabilidades de que obtengan amparos, seis de manera concreta sabemos que ya obtuvieron amparos, y bueno, hay preocupación de parte de los padres”, dijo Vidulfo Rosales, abogado del comité Padres de Ayotzinapa.

La caravana salió el 22 de febrero de la Ciudad de México, para después pasar por Querétaro, San Luis Potosí y Nuevo León, donde se reunieron con familiares de otras asociaciones de desaparecidos.

“Bastante apoyo de aquí de la gente de Nuevo León, de varias organizaciones campesinas, sindicales, del magisterio, estudiantes de algunas universidades estuvieron hoy aquí con nosotros, y ciudadanos que están conmovidos con este hecho”, comentó el abogado.

Los miembros de la caravana recibieron asilo en el Sindicato de Telefonistas ubicado en M.M de Llano 424, en el centro de Monterrey, donde les dieron comida y durmieron en el piso con cobijas que cargan en el autobús que los transporta.

Este jueves a las diez de la mañana continuaron su recorrido a Matamoros, a donde planean llegar el 26 de febrero, y regresar el mismo día a Monterrey, donde realizarán un evento en Colegio Civil para después continuar su camino de regreso a México.

“Llegamos al acuerdo de que vamos a hacer una movilización pacífica el día 26 de febrero, nosotros estaremos llegando aquí para precisamente poder encabezar y estar acompañando esta movilización que se va a hacer el día 26, aquí, concluyó Rosales.

Los padres de estos jóvenes señalan que no descansarán y seguirán siendo la voz de muchas familias que han vivido una situación como ésta y no cuentan con el apoyo de la autoridad, hasta encontrar esclarecimiento y se haga justicia.