5 de junio de 2014 / 03:15 a.m.

Monterrey.- Desde que trabaja, Patricia Medina Valenciano siempre ha declarado sus impuestos y le han rebajado lo que es; sin embargo, ahora que salió saldo a su favor, ella se ha dado cuenta que legalmente para las autoridades, simple y sencillamente está muerta.

Ella es representante médico y apenas en abril de este 2014 realizó su declaración del 2013, pero en el Sistema de Administración Tributaria le dijeron que su CURP está dado de baja porque ella "falleció" el 16 de julio de 1993.

"Fui a sacar el saldo que tengo a favor en Hacienda, pero no me lo pueden pagar porque estoy dada de baja por defunción, estoy muerta desde 1993", comentó.

La "muerta-viva", quien es habitante de la colonia Mitras Poniente, en García, espera que alguna autoridad le resuelva algo, pero no en el Registro Civil, ni el SAT o el INEGI, mucho menos en el Hospital Universitario donde se dio el acta de defunción.

Fue precisamente en el Hospital Universitario donde la doctora Emma Nayeli López la dio por "muerta" por una coagulación intravascular, mientras que el acta de defunción está en la oficialía octava del Registro Civil, libro 33, acta 6416, que dirige o dirigía en ese entonces la oficial Matilde Olivares Rojas.

Es fecha en que Medina Valenciano ha andado de un lugar a otro, primero demostrando que está viva y, segundo, tratando de cobrar el saldo a favor de sus impuestos.

"La situación es que yo quiero que alguien me diga qué voy a hacer, a dónde ir, yo no estoy muerta, estoy viva, a qué nivel toca que me resuelvan mi problema", cuestionó.

Por lo pronto, Patricia espera que las investigaciones se lleven a fondo por parte de las autoridades y castigar al culpable de que haya "fallecido" sin darse cuenta y se pregunta su identidad ahora quién la tiene.

FOTO: 

IRAM OVIEDO