GUASTAVO MENDOZA | MILENIO DIGITAL
18 de octubre de 2015 / 10:20 a.m.

Monterrey.- A 20 años de funciones del Consejo para la Cultura y las Artes del estado (Conarte), uno de sus gestores el politólogo Méntor Tijerina opina que la intención de crear una secretaría de cultura para Nuevo León sería un retroceso si es que la iniciativa se cristaliza.

En 1995 bajo una iniciativa del entonces gobernador Sócrates Rizzo García la comunidad cultural junto 150 firmantes se presentó el anteproyecto a la ley que dio origen al Conarte, en un entorno económico de crisis similar al actual.

Méntor Tijerina fue uno de los involucrados en la redacción del anteproyecto de ley en aquella época.

El actual gobierno ha manifestado, a través del coordinador ejecutivo Fernando Elizondo Barragán, la intención de convertir al organismo cultural en una secretaría, siguiendo los pasos que a nivel federal se han iniciado.

La situación política y económica no son las propicias para eliminar un consejo ciudadano en una dependencia más del aparato estatal, mencionó Méntor Tijerina en entrevista.

A falta de conocer la iniciativa concreta, dijo que éste acto significaría un retroceso para la cultura estatal.

"Sin conocer la iniciativa a fondo, creo de primera intención parecería ser un retroceso porque de alguna manera el consejo representó abrir las puertas del arte y la cultura a la participación ciudadana", expresó Tijerina.

Carácter burocrático

Para tomar la decisión de crear un organismo como el Conarte en la década de los 90 se realizaron nueve mesas temáticas donde se discutió de manera pública la decisión.

Tijera recordó que el entorno de la época era que los artistas y la comunidad no tenían acceso al presupuesto ni a la toma de decisiones en torno a las políticas culturales. Fue esta situación que originó la necesidad de "ciudadanizar" la cultura del estado.

"No hay que olvidar que el Conarte nació en una época de crisis económica como la que hoy se vive, donde no había presupuestos. Entonces se hizo para abrir el acceso a la cultura a la participación económica de la sociedad, entonces me parece un contrasentido que en época de crisis se inclinen por adoptar un modelo burocrático", opinó.

Señaló que a la llegada del primer gobierno independiente en la historia del estado parece un contrasentido se pretenda eliminar un organismo descentralizado que cuenta con 12 representantes de la comunidad cultural.

"Si se trata del primer gobierno independiente de Nuevo León y todos esperaríamos que éste gobierno innove en la creación de un área cultural con amplia participación ciudadana", refirió.

Hoy el Conarte está cumpliendo 20 años de funcionamiento, y si bien acumula errores y problemas los tiempos no son los más idóneos para volver "a un modelo burocrático como lo es una secretaría", subrayó.

"No será fácil"

Romeo Flores Caballero, ex presidente del Conarte, ve con buenos ojos la creación de una secretaría de cultura para el estado aunque consideró que la medida no será "nada fácil".

Refirió que el futuro secretario deberá ser un buen administrador que tenga la sensibilización hacia las necesidades de los artistas.

"Conarte es un modelo muy interesante porque es autónomo, maneja su propia plan y programa de trabajo, participa; no es fácil sustituir al consejo, no digo que sea imposible pero si lo quieren hacer tendrían que pensar en eso", opinó.