ISRAEL SANTA CRUZ
19 de julio de 2017 / 09:03 a.m.

MONTERREY.- Alejandro es un niño en silla de ruedas que es amado en su comunidad. Para llegar a su casa es necesario subir hasta lo alto de la colonia Independencia. Pero ni siquiera el no poder caminar lo detienen a él o a su madre, doña Beatríz. Aunque hoy tiene otra barrera que desea superar.

Alejandro añora estudiar la secundaria donde tiene la carta de asignación por que es donde estarán sus amigos, la Secundaria 43 "Melchor Ocampo", ubicada en la colonia Pio X, pero el director del plantel simplemente no quiere admitirlo.

Ingresar en otra secundaria no sólo sería injusto por distancia y asignación, sino porque su madre tendría que desembolsar en traslados, cuando hoy es apoyada por un servicio de trasporte que también lo llevaría hasta la Secundaria 43.

Alejandro y doña Beatríz piden la admisión, pues la solución en realidad es sencilla.

Y mientras muchos discuten por cuotas, mobiliario y útiles, otros añoran lo realmente importante: un pupitre donde estudiar.


dezr