5 de marzo de 2014 / 06:37 p.m.

Monterrey.- Internos del Penal del Topo Chico recibieron la imposición de la ceniza y escucharon el mensaje de Dios a través del arzobispo Rogelio Cabrera López. 

A las 10 de la mañana se rompió la rutina para los reclusos, fueron invitados a la cancha donde se adecuó el espacio para llevar a cabo la misa. Ahí el sacerdote recordó que los apóstoles San Pedro y San Pablo también estuvieron en la cárcel y aún en ese momentos estuvieron en comunión con Dios.Fueron 80 sacerdotes los que entraron al penal, todos sin excepción pasaron los filtros que tiene el ejército y la segunda interna. Una vez adentro, confesaron a los internos y se repartieron para imponerles la ceniza.De los reclusos eran aproximadamente 500 en el área más los que escucharon la misa desde sus celdas.Esta actividad se realizó para que los sacerdotes reconocieran que el amor de Dios esta en todas partes, dijo Cabrera López.

Sandra González