16 de noviembre de 2014 / 01:13 a.m.

Monterrey.- La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) delegación Nuevo León, a través de subdelegado estatal Raúl Sergio Montoya Retta afirmó que para aprovechar El Buen Fin hay que realizar compras en efectivo, ya que el uso excesivo de las tarjetas de crédito puede llegar a descapitalizar a las personas.

Recomendó solamente comprar lo necesario para evitar problemas financieros.

"Lo primero que debemos de utilizar es la inteligencia y tomar las decisiones más adecuadas para ejercer nuestro crédito.

"El crédito es nuestro, no somos nosotros esclavos del crédito, las tarjetas de crédito son una extensión de nuestro salario, son un compromiso que nosotros adquirimos con la fertilidad del respectivo pago, y debemos de comprar artículos que en realidad vamos a utilizar;  las compras por impulso, las compras por deseo y por vanidad son las más perjudiciales", comentó Montoya Retta.

Sostuvo que las compras que se van a realizar durante el programa dependen mucho de la capacidad de pago de las personas, donde lo ideal sería  comprar un bien que sea equiparable al tiempo que va a durar el artículo.

"Si vamos a comprar un bien perecedero que a los 3 meses ya se extinguió y nosotros estamos pagando un crédito a 12 meses y el bien ya se acabó, pues se nos hace muy doloroso máxime si el bien lo estamos pagando.

"Hay personas que llegan a este Buen Fin con adeudos del Buen Fin anterior y sobre todo hay que tener cuidado porque existen negocios que tienen cláusulas escondidas qué advierten que si una persona deja de pagar una mensualidad, de las comprometidas a plazos sin intereses, automáticamente se desaparece la oferta y todo el saldo de la cuenta se convierte en cuenta revolvente y todo va a causar intereses", advirtió.

Dijo que en estos momentos el gobierno federal tiene un premio para las personas que utilizan las tarjetas de débito como una forma de incentivar el consumo.

Montoya Retta, dijo que las tarjetas de crédito no son un capital derivado del salario, sino una deuda y compromiso que se tiene que pagar por lo que se debe tener cuidado.

Explicó que muchas veces la deuda contraída y los sistemas de pagos, a través de los formatos ofertados rebasan la capacidad adquisitiva de la persona, por lo que los deudores no pueden con los pagos e insistió que lo que es importante moderar los gastos.

FOTO: Roberto Alanís

LORENZO ENCINAS