MILENIO DIGITAL | ORLANDO MALDONADO
29 de septiembre de 2015 / 09:31 a.m.

Monterrey.- Al argumentar que las personas inimputables sufren mucho con sus trastornos mentales y requieren de una atención especializada en los penales, el Colegio de Psiquiatría y Psicofarmacología de Nuevo León A.C recomendó a las autoridades correspondientes separar a estas personas de los reclusos del fuero común.

Luego de que se publicarán las condiciones y riesgos en que los inimputables viven en los penales de Nuevo León, el psiquiatra Mario Hernando Cáceres Vargas, presidente del Colegio, sostuvo que las celdas o espacios para este tipo de reclusos deben estar en condiciones óptimas de limpieza, con apego a los derechos humanos y con un tratamiento estricto para una mejor evolución.

"Definitivamente que estas personas no deberían de estar con otras personas del fuero común, digámoslo así, porque sufren de algún tipo de trastorno psiquiátrico y requieren atención especializada y definitivamente deberían de estar al margen de las demás personas puesto que padecen cuadros psiquiátricos; son pacientes que requieren atención especial.

"(El trato) debe ser siempre con total respeto a los derechos humanos y (las instalaciones) deben ser como las de un psiquiátrico, obviamente áreas que estén limpias, se sabe que están restringidos por una situación legal y esto no les permite que puedan tener una vida dentro de lo que podríamos llamar un reclusorio normal, su toma de medicina es muy importante y si se respeta esto pues podrían tener una evolución más favorable", dijo.

El acondicionamiento de las celdas, apuntó, deberá de estar acorde al grado de trastorno que presente el recluso.

"(El acondicionamiento) depende de la clase de problema que tenga, si estamos hablando de un paciente con algunas características psicóticas, es decir, que pudiera estar fuera de la realidad, que pudiera tener conductas de autoagresión, pues obviamente tendría que ser un lugar en el que no existiese el daño".

Respecto al abandono familiar, el especialista llamó a erradicar ese tipo de actitudes debido a que no ayudan en nada y los pacientes tienen que ser tratados por especialistas para quitar una carga a la sociedad.

Asimismo alertó que cualquier persona está dispuesta a sufrir alguna alteración en su cerebro y el abandono por parte de quienes los rodean es una de las peores salidas a la situación en curso.

"Recordemos que todos en algún momento determinado podemos sufrir cualquier tipo de trastorno físico o mental, entonces la idea es que los pacientes se recuperen de sus síntomas y poder regresar cuando esto sea factible y tener una vida funcional.

"Mi llamado sería a que no los abandonen, porque si ya de por si son una carga social con un delito, además de esto puede ser un trastorno mental y sin atención pues sería muy grave, mi llamado es a que los atiendan, los vuelvan a recoger y que los metan a tratamiento", subrayó.

Cáceres Vargas informó que en la actualidad hay dos psiquiatras del Colegio que dan atención a los inimputables en los tres penales del Estado, pero dijo desconocer si hacen falta más espacios o doctores para dar la atención debida a los reclusos.

Recomendó que la atención a tiempo puede evitar que las personas con trastornos mentales se complique su enfermedad y terminen cometiendo un delito.

"Nunca minimizar para quien pueda tener un trastorno psiquiátrico porque lamentablemente puede llegar a tener consecuencias muy graves y estas personas pueden llegar a cometer un delito sin estar conscientes", concluyó.