SANDRA GONZÁLEZ
22 de julio de 2016 / 12:12 p.m.

Monterrey.- El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón atribuyó el incremento de homicidios a la masacre en el Penal del Topo Chico y otros eventos aislados pero aseguró que no hay una generalización de la delincuencia.

Después de reconocer que hay un 35 por ciento más de homicidios que en el mismo período que el año pasado, indicó que asesinatos múltiples como el del centro penitenciario, el de siete jóvenes en Santa Catarina y otros relacionados como la delincuencia organizada, el número sería menor.

"Estamos en condición de poder controlar eso, pero necesitamos tener más policía",
dijo.

Para ello señaló que ya tienen un acuerdo con las Fuerzas Federales, que además del apoyo de la policía militar, enviarán elementos de la Gendarmería para desplegarlos en las zonas de mayor conflicto.

Se espera que para el 30 de julio arriben al estado 300 elementos de esta corporación.