SYNDY GARCÍA Y DANIELA MENDOZA
10 de mayo de 2016 / 12:15 p.m.

Monterrey.- Sofía Velasco Becerra, presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), recomendó a las autoridades estatales establecer las medidas para garantizar el derecho de los menores de edad a estar junto a sus madres.

A unos días de asumir la presidencia y luego de recorridos por los centros penitenciarios de la entidad, Velasco Becerra reconoció que al momento no hay ambientes adecuados para que los niños y niñas convivan con sus madres en el penal del Topo Chico, en Monterrey.

"Ciertamente, el Topo Chico, que es el área donde están las mujeres, no cumple con los estándares para tener a los menores; vaya, no cumple ni siquiera con los estándares para tenerlas a ellas, mucho menos podemos considerar que tienen condiciones mínimas para los niños y niñas.

"También hay que valorar el derecho que tienen los niños y niñas a estar con su madre, muchas mujeres no tienen apoyo fuera de la prisión porque a veces su misma pareja está presa o la familia las abandona", comentó.

Según el artículo 18 de la Ley que Regula la Ejecución de Sanciones Penales en el Estado, dentro de los establecimientos especiales para mujeres se tiene que reservar un espacio para que los recién nacidos permanezcan con sus madres hasta los tres años de edad. Sin embargo, la titular del ombudsman estatal reconoce que no los hay.

Penal del Topo Chico
Un informe de la CNDH destaca que la obligación de procurar el entorno previsto para la crianza de los niños es del Estado | REUTERS

Explicó que en los centros penitenciarios se tienen que establecer las condiciones mínimas para que los niños puedan tener una estancia con sus madres.

La presidenta de la CEDH indicó que actualmente tres bebés conviven con sus madres en el Topo Chico, por lo que hizo un llamado a la autoridad estatal a invertir y crear condiciones para los menores dentro del penal.

"No es el mejor lugar, hacen falta espacios adecuados para ellos, que les den una debida atención como a lo mejor pudiera ser una guardería, eso debe ser todo un proyecto que esperaría que las autoridades lo estén contemplando, donde estén en un lugar digno para ellas y también para sus niños en reclusión.

"Lo que sugeriría es que si un niño o niña va a estar con una mujer presa, debe tener condiciones mínimas para su cuidado en cuanto a espacio, actividades, acceso a la educación, acceso a la salud, que tenga una vida lo más parecido a afuera, pero que tenga un jardín donde pueda jugar, un área donde pueda tener clases; es un proyecto que sí se puede hacer", mencionó.

Aunque reconoció que existe la opción de entregar a los niños en instituciones de atención, indicó que no es fácil decirles a las madres que a los menores los cuide una organización, de la cual se desconoce su capacidad.