24 de abril de 2014 / 02:51 a.m.

Una madre llora la muerte de su hijo, la policía de Proximidad será reconocida por su alcalde, y mientras tanto, la Procuraduría trata de detener a quien presuntamente disparó y dio muerte al menor de edad.

Monterrey.- Para Verónica García su hijo murió de forma accidental, cuando policías de proximidad de Guadalupe intentaron someter a un hombre armado a bordo de un camión urbano, pero quienes vivieron en carne propia este trágico acontecimiento, indican todo lo contrario.

Desde el pasado 12 de abril la vida de la familia González García cambió de manera drástica. Uno de sus integrantes, Ángel Isaí, fue asesinado en un forcejeo entre un policía municipal y hombres armados.

El día de los hechos la madre del menor de edad, no sabía que su hijo era la víctima mortal de ese hecho, inclusive las autoridades mencionaban que se podría tratar de uno de los asaltantes.

Tres días después, al no saber del paradero, lo buscaron por todas partes y fue en el anfiteatro del hospital Universitario, donde el menor de 13 años fue identificado.

A partir de ese momento, muchas son las versiones que se han manejado en torno a lo ocurrido la noche de aquel sábado.

La Procuraduría solicitó la presencia de la madre de Ángel para la reconstrucción de hechos.

Manuel es un ciudadano que diariamente utiliza el transporte urbano como medio de transporte, él fue testigo presencial de los sucedido en ese camión de la Ruta 2.

Varios disparos sorprenden a los pasajeros, los tres hombres logran bajar mientras que los elementos policiacos quedan heridos en el lugar.

Pero en la parte trasera del camión Ángel agonizaba, con un disparo en el abdomen.

La madre mencionó que las autoridades sólo le mostraron parte del video captado por las cámaras de la unidad urbana, pues para era doloroso verlo en su totalidad, mientras que Manuel dijo que dos personas alertaron a los policías.

Por una parte una madre llora la muerte de su hijo, por la otra la policía de Proximidad será reconocida por su alcalde... y mientras tanto, la Procuraduría trata de detener a Erick Rolando Marroquín Reyes, de 23 años, quien presuntamente disparó y dio muerte al menor de edad.

Francisco  Cantú