28 de febrero de 2014 / 07:58 p.m.

Los deudos también se quejaron del olvido en el que se encuentran quienes habitan en los departamentos de Hogares Ferrocarrileros.

Monterrey.- Carmen estaba feliz porque acababa de festejar su cumpleaños. Sus hijos le compraron un pastel el miércoles y le cantaron "Las Mañanitas".

Todos tenían el deseo de que se llegara el sábado, pues habían acordado festejarla ese día con una comida en casa de sus padres, y en presencia de todos sus seres queridos.

"Queríamos que se festejara el mismo día, pero ella no quiso. Ella quería que hasta el sábado, para que toda su familia estuviera reunida. Nos quería a todos y se quiso esperar hasta el sábado", comentó Mónica Elizabeth Molleda, sobrina de la mujer de 52 años.

Lamentablemente para todos, este sábado, en lugar de estar reunidos celebrando el cumpleaños, Carmen Molleda Arreola será despedida en su última morada.

Tras el fallecimiento de la señora, la familia enfrentó serios problemas para poder llevar a cabo los funerales.

"Aquí está la hoja de las capillas. No tenemos el suficiente dinero. Ella vendía en los mercados. Ella vivía al día", agregó Molleda Rodríguez.

Finalmente el DIF de Monterrey y un legislador local se acercaron a los deudos y, tras orientarlos en lo legal, les proporcionaron la ayuda económica que requerían.

Carmen fue descrita como una buena persona, que siempre estaba atenta a sus seres queridos y conocidos.

"Y a todo mundo estaba apoyando. A todos, lo conociera o no, ella iba para todos lados. Donde la ocuparan, ella iba", recalcó el familiar.

Los deudos también se quejaron del olvido en el que se encuentran quienes habitan en los departamentos de Hogares Ferrocarrileros.

Se trata de edificios de casi 50 años de antigüedad. Los barandales de las escaleras se están cayendo, y hasta el drenaje comienza a ser insuficiente.

"Están muy mal. Nunca, nunca han ido a meterles mano a esos departamentos. Nunca. Ahora tuvieron que esperar a que pasara esto, esta desgracia que vieron, que esperaron que pasara para que puedan ver cómo están esos departamentos", enfatizó la entrevistada.

Acerca del estado de salud de la pequeña Tiffany Alexa González Ruiz, de tres años de edad, ella fue dada de alta en el hospital Universitario durante la madrugada del viernes; presenta golpes en la cara y el cráneo, además de que sufrió la fractura de su brazo izquierdo.

Al mediodía del jueves, Carmen Molleda llevaba en brazos a su nieta e intentó bajar de su departamento, en el tercer piso del edificio 40.

El recargarse levemente en el barandal de la escalera, la estructura se desprendió a causa del deteriorado estado, y la mujer y su nieta cayeron de una altura de aproximadamente seis metros.

El ama de casa falleció en pocos minutos, mientras que la menor fue trasladada al hospital Universitario en una ambulancia de la Cruz Verde de Monterrey.

Agustín Martínez