MARCELA PERALES 
24 de mayo de 2017 / 07:59 a.m.

MONTERREY.- Las consecuencias de una violación no atendida, pueden llegar hasta la muerte, así lo consideran en la Asociación Viccali, dedicada a atender este tipo de víctimas.

“Puede llegar hasta el suicidio hasta un momento dado, el sentirse que las trataron como una cosa, como un objeto, como una basura, que no fueron respetadas o que ellas ocasionaron”, señala Ludivina Lozano, presidenta de la Asociación.
La violación de Alicia sucedió hace unos meses.

Ella tardó un par de semanas en confesarle lo sucedido a su madre. Hoy por falta de pruebas se está complicando la detención de su agresor.

Mientras, la adolescente ya comienza a mostrar comportamientos que antes no tenía y que según, expertos, son parte de las consecuencias de un abuso sexual.

“Yo tengo miedo que ella se descomponga como yo me descompuse. ¿Tú crees que pueda seguir el patrón? Tal vez si y si me da miedo.

La primera semana no nos hablaba, nos dejó de hablar y sus hermanas la abrazaban y ella las quitaba, las aventaba. Se ha hecho más rebelde, como que me contesta y ahora como que lo hace enojada”

Especialistas señalan que este tipo de experiencias jamás es olvidada por la víctima. Algunas de las consecuencias que puede traer consigo una violación es depresión, conductas antisociales, deserción escolar, incapacidad para mantener una relación sentimental, y en el peor de los casos el suicidio.

“Si es de un familiar cercano, de alguien en que tu confiabas, si ese es el agresor no se olvida nunca, el miedo que le puedas tener a las personas en las que confías es para toda la vida. Que nunca puedan tener una relación saludable, en un momento dado, jamás, que no sean capaces de tener una vida estable, una familia, una pareja”

El problema es mayor una vez que, datos de la UNICEF, indican que en México, solo el dos por ciento de los casos son denunciados y en el Estado, según, Viccali el 75 por ciento de las agresiones sexuales no se denuncian.

Mucho tiene que ver, que muchas de ellas son cometidas por familiares.

Especialistas señalan que si bien, una violación es un recuerdo que la víctima jamás olvidará, si es posible una recuperación que le permita vivir con calidad.