ALEXANDRA AMAO
19 de abril de 2017 / 01:23 p.m.

MONTERREY.- El poder de las redes sociales y el apoyo de los regiomontanos que solicitaron ayuda para Don Onésimo rindieron frutos.

Y es que el tumor en la frente que le provocaba malestar y dificultad para ver desde hace años le fue retirado exitosamente hace unas semanas.

Ahora con un rostro nuevo y muchas ganas de seguir adelante el hombre de la tercera edad da testimonio de la operación que le cambió la vida.

Don Onésimo García Ochoa recuerda el dolor que sentía al tener el edema que le fue extirpado el pasado 28 de marzo en el Hospital Universitario.

Y aunque ahora su vida es otra, sus deseos de trabajar siguen siendo los mismos y ahora hasta una pareja le gustaría buscar.

Agradecido con las personas que lo ayudaron para que su caso pudiera ser canalizado, Don Onésimo quien ahora habita en un asilo de Apodaca donde es bien atendido dijo que será más solidario de lo que era de costumbre.