29 de septiembre de 2014 / 11:44 a.m.

Monterrey.- Su mejor actuación fue la primera, en la elección para gobernador de 1997, con un porcentaje de votación del 63 por ciento. A 17 años de distancia no sobrevivirá para los comicios de 2015.

La Comisión Estatal Electoral no llegó a la mayoría de edad, nació un 13 de diciembre de 1996 y este 30 de septiembre será reemplazada por el Organismo Público Local Electoral (OPLE) y dependerá directamente del Instituto Nacional Electoral, el INE.

La participación ciudadana descendió un 6 por ciento de aquella fecha hasta hoy, sin embargo la lista nominal se duplicó.

Cada tres años hasta 2009, la cantidad de ciudadanos en la lista nominal que ejercían su derecho al voto fue descendiendo; la baja más dramática se presentó en la elección de 2003, cuando fue electo gobernador Natividad González Parás; en esa ocasión sólo se registró 53 por ciento de los sufragios posibles, un 15 por ciento menos que en la elección anterior.

Hacia 2006, las elecciones concurrentes lograron levantan los números, y el 59 por ciento se acercó  a las urnas, pero el actual gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz, fue electo apenas con poco más de la mitad de los votantes, un 54 por ciento.

La última elección, en 2012, para la renovación de los ayuntamientos y el Congreso Local, la participación remontó a 59 por ciento, debido a la influencia de la elección presidencial.

El cierre de la Comisión Estatal Electoral, conforme fue concebida en 1997, significa para algunos de sus ex presidentes que los partidos políticos no dejaron madurar el proyecto.

Para los legisladores significa una transformación; la idea es que sus consejeros sean electos por el Instituto Nacional Electoral y retirar así la “influencia” que presuntamente tenían los Gobernadores sobre los organismos locales.

Luego de los últimos comicios, en los Espacios de Reflexión Postelectoral, se realizó una encuesta entre ciudadanos que no votaron: el 26 por ciento dijo que no se acercó a las urnas porque no le interesa participar y no cree en las elecciones.

Entre las razones que esgrimen los ciudadanos, la principal es que no creen en los partidos políticos, en 39 por ciento de los casos; por corrupción en la política, que acapara 23 por ciento de las respuestas, y no creer en los organismos electorales fue el tercer lugar, con 18 por ciento de las respuestas.

La trasformación de la CEE al OPLE  también traerá consigo cambios en sus funciones; aún organizará los procesos electorales y tiene como deber repartir el financiamiento a los partidos políticos y promover una cultura cívica, pero ya no estará en sus manos sancionar las faltas a la ley.

Según la nueva ley solo recibirán las quejas, los elementos de prueba e integraran un expediente que se hará llegar a los tribunales locales en primera instancia para que estos tomen una determinación.

Esta atribución, la sancionadora, fue utilizada de un modo muy dispar por cada una de las comisiones.

No existen estadísticas de las sanciones impuestas a los partidos políticos por parte de las diferentes comisiones; al menos en el caso de la presidida por Ramón de la Peña Manrique que tuvo a su cargo la organización de las elecciones en 1997 y 2000.

En el caso de la que estuvo a cargo de José Roble Flores Fernández, se contemplan 70 expedientes resueltos sólo en el proceso de 2003.

Los dos comicios que presidio Eduardo Guerra Sepúlveda (2006 y 2009), arrojaron un total de 240 expedientes de quejas y denuncias de partidos políticos en distintas materias.

La Comisión Estatal Electoral fue creada por decreto (347) el 13 de diciembre de 1996, desde entonces tuvo...

- 4 presidentes

- 20 Comisionados propietarios

- 8 Comisionados suplentes

- 5 Coordinadores Técnicos

- 6 elecciones organizadas

- 330,050 ciudadanos participaron como funcionarios

- 22,722 candidatos a diferentes puestos de elección popular

Foto: Carlos Rangel 

 DANIELA MENDOZA LUNA