FRANCISCO ZÚÑIGA
24 de junio de 2016 / 07:21 a.m.

Monterrey.- La reforma educativa afecta los derechos e ingresos de los maestros en activo, pues además de que los deja sin estabilidad ni seguridad laboral, aqueja sus percepciones y borra de un plumazo el esfuerzo que han hecho para prepararse en base a la carrera magisterial.

Lucilda Pérez Salazar, secretaria de Prestaciones a Maestros Jubilados y Pensionados de la Sección 50 del SNTE, explicó que a los profesores ya retirados no les perjudica pero sí a quienes aún perciben un salario.

“Al magisterio le quitaron prácticamente los derechos laborales. No hay estabilidad del empleo. De una evaluación depende que te quedes en el empleo o no, la permanencia en el empleo.

Además de que ahora los obliga a pasar una evaluación que lo puede calificar como no apto y por tanto los inhabilita para dar clases en cualquier escuela, privada o pública, lo que les afectaría en su percepción económica.

La secretaria explicó en base a un caso, si una directora que gana 7 mil pesos por su cargo y 11 mil pesos por la carrera magisterial, antes todo iba junto, pero ahora se divide y su salario se queda en el rubro uno, y el resto en el rubro dos, debido a que todos los aumentos y prestaciones se calcularán al salario base y el resto queda congelado.

“En esta quincena que viene el aumento es lo que no va ir en la carrera. Se lo van a poner a los 7 mil pesos que dejaron en el uno y a los 11 mil que tenían en el dos se quedan congelados”.

Pérez Salazar explicó que lamentablemente es una reforma laboral para el magisterio, y no educativa, y la prueba está en que en los tres años que lleva aplicándose no se ha hecho ninguna modificación a los planes de estudio ni a las estrategias educativas.