LUIS GARCÍA
23 de diciembre de 2015 / 08:36 a.m.

Monterrey.- Aún dentro de las prisiones, un libro representa una luz de esperanza para aquellos que por alguna razón se encuentran pagando su deuda con la sociedad.

"Es decirle a las personas que se encuentran dentro (de los centros penitenciarios) que no están solos, y que esperamos que pronto se reintegren a la sociedad de una manera positiva", indicó Leopoldo del Real, coordinador de Fundación Multimedios.

Como cada año, esta organización recorrió los tres penales del estado repartiendo mil libros en cada uno, que las autoridades canalizan a los reos. Se trata de ejemplares que hablan de religión, artes y cultura.

Nada mal para la población penitenciaria que, si de algo está ávida, es de contacto con el mundo exterior.

El recorrido de Fundación Multimedios inició en el Penal del Topo Chico. Los libros fueron recibidos por María Cristina Balderas Bravo, subdirectora de Reinserción Social; Adriana Ruiz Morales, jefa del Departamento de Artes Cultura y Deporte y María Teresa Vázquez Zúñiga, directora de Reinserción Social de Agencia de Administración Penitenciaria.

"Significa mucho porque estamos llevándole arte y cultura a personas que no pueden salir y estamos fomentando en ellos la lectura", sostuvo Del Real.

El reparto de libros continúo en el Cereso de Apodaca, donde el director del Penal, Humberto Marroquín Ayala, encabezó la recepción de los regalos, acompañado de Moisés Ramírez Martínez, subdirector de Reinserción Social del lugar.

La entrega de bibliografía concluyó en el Penal de Cadereyta. Julio Cesar López Solís, subdirector Jurídico del Centro de Reinserción Social y Griselda Castellanos Reyes, jefa del Departamento de Arte, Cultura y Deporte del centro, agradecieron el apoyo otorgado a favor de la superación de los reos.