sandra gonzález
28 de octubre de 2015 / 04:44 p.m.

Monterrey.- Las deudas marcan hasta las últimas horas a la administración de Margarita Arellanes, ahora la falta de recursos para pagar el último sueldo, finiquitos y aguinaldos "trabaron" la última sesión de Cabildo.

Trascendió que los regidores amagaron con no asistir a la sesión donde se abordaría el dictamen referente a la aprobación para proporcionar seguridad y protección a la edil regiomontana, es decir el número de escoltas y vehículos que se llevará al finalizar su trienio.

Presuntamente las negociaciones detuvieron el inicio de sesión.

La sesión de Cabildo programada para este miércoles 28 de octubre a las 11 de la mañana inició con dos horas de retraso, y sólo para declarar un receso. Esto aparentemente le daría a las autoridades oportunidad de solucionar el problema.

Tras leer la orden del día, se propuso posponer la sesión hasta las 6:30 de la tarde de este mismo miércoles bajo el argumento de que había eventos públicos que atender.

Sin embargo, al cuestionar a personal del municipio de Monterrey dijeron desconocer a qué eventos se referían ya que no había nada en agenda.

Fuentes fidedignas informaron que el municipio no ha resuelto el finiquito para los colaboradores que tendrán que abandonar la administración con la llegada de un nuevo alcalde, por lo que se brindó más tiempo a Margarita Arellanes para que busque una solución.