CÉSAR CUBERO
27 de marzo de 2016 / 06:49 a.m.

Monterrey.- A menos de una semana de concluir el primer trimestre de 2016, en Nuevo León se tiene noticia de que al menos 168 personas han perdido la vida a causa de un homicidio, lo cual arroja un promedio de dos muertes al día por esta causa.

La Procuraduría General de Justicia de Nuevo León (PGJNL) informó que, en enero, 48 personas fueron víctimas de homicidio.

Para el mes de febrero, la misma fuente señala que se cometieron 89 homicidios en el estado, 49 de ellos en la riña campal del penal del Topo Chico.

De acuerdo al recuento periodístico que realiza MILENIO Monterrey, en los primeros 24 días del mes de marzo se contabilizan, al menos, 31 homicidios dolosos.

Estos 168 homicidios en el primer trimestre de 2016, a una semana de concluir marzo, superan en 71.42 por ciento a los 98 registrados en el primer trimestre de 2015.

Con respecto a 2014, en los primeros tres meses de ese año la autoridad menciona que se cometieron en la entidad 134 homicidios dolosos; es decir, con siete días menos, en 2016 se tiene un alza en este delito de 25.37 por ciento.

Cabe destacar que durante el primer trimestre de la administración del gobernador Jaime Rodríguez Calderón, en Nuevo León se cometieron 106 asesinatos en 92 días, con una media de 1.15 víctimas por día.

En total, durante esta administración – a punto de cumplir su primer semestre– suman, al menos, 274 homicidios dolosos, con una media de 1.55 muertes violentas diarias en la actual gestión.

Otro dato importante es que, en lo que va del año, 18 mujeres fueron asesinadas, sumando 36 en total desde octubre a la fecha.

Asimismo, sobresale que en marzo han ocurrido varias ejecuciones donde mueren dos personas en un mismo atentado.

En esos casos, los criminales han dejado cartulinas con recados de la delincuencia organizada, situación que no se había dado recientemente en el estado.

Resalta en los hechos cometidos en el mes de febrero, además de los citados, el del crimen de un gerente de un casino, por el hecho de que los victimarios cometieron el crimen a bordo de una motocicleta.

Sobre el citado caso, cabe señalar que en Nuevo León se ha registrado un aumento considerable en el robo de motocicletas en 2016.