DANIELA GARCÍA | MILENIO DIGITAL
13 de julio de 2015 / 08:19 a.m.

Monterrey.- Los hechos de violencia de las últimas semanas han causado que baje el número de automovilistas que transitan por las carreteras de Nuevo León y Tamaulipas, sin embargo los pocos que todavía lo hacen consideran que hace falta más seguridad en la mayor parte de los tramos.

A través de un recorrido por las carreteras regionales, que llevan hacia el estado de Texas, se corroboró que la mayor parte del camino no se encuentra vigilado por las fuerzas armadas o federales de seguridad. Además se ha relajado la presencia de personal en los puntos de revisión.

Automovilistas procedentes de Texas aseguraron que en los tramos de las carreteras en Tamaulipas no vieron presencia de fuerzas de seguridad. Inclusive, en la aduana no se vio presencia de ningún tipo de personal de seguridad y no había revisiones en el punto.

“Cuando pasamos no había nadie. No sabíamos si pasar por el carril de la aduana o por el otro, porque no había personal vigilando, sólo había un vendedor de comida”, aseguró Alberto González, quien regresaba a la ciudad de Monterrey tras pasar unos días en McAllen, Texas.

El único tramo donde se reportó presencia de fuerzas de seguridad fue frente a la refinería en Cadereyta y sus alrededores, correspondiente al despliegue de personal para resguardar los ductos de transportación de hidrocarburos para evitar el robo de combustible como el que ocasionó un desabasto en la ciudad en días pasados.

Se cuestionó sobre esto a personal de las casetas, pero aseguraron desconocer la razón por la que no se veía mucha seguridad en las carreteras.

Andrea Lozano, quien viajaba de regreso a Monterrey con su familia, lamentó que no hubiera seguridad en la carretera, ya que viajaba con sus dos hijos pequeños y le preocupaba verse involucrada en una situación de violencia.

“Me hubiera gustado que hubiera más, gracias a dios no nos pasó nada y ya casi llegamos pero como que ya estábamos
acostumbrados a ver siempre presencia de la policía”, mencionó.

Sin embargo, los entrevistados coincidieron que esta situación tal vez se debía a que recorrieron los tramos un sábado por la tarde, cuando es “bien sabido” que la mayoría de la gente regresa los domingos.