JOEL SAMPAYO CLÍMACO
24 de julio de 2017 / 11:12 a.m.

SANTIAGO.- Luego de tener un brusco descenso en su nivel de abril a mayo, durante los últimos tres meses, la Presa de la Boca se ha mantenido al cincuenta por ciento de su capacidad. Y simultáneamente, en cuatro puntos sobre sus orillas se realizan aparatosos trabajos de relleno con escombro para quitar capacidad de almacenaje y ganar espacio para terreno.

El helicóptero de Multimedios Televisión detectó el trabajo de maquinaria pesada acarreando sólidos de aspecto terroso al este, noreste, norte y noroeste del embalse, ubicado en Santiago, a 27 kilómetros al sur de Monterrey.

El gobierno de Nuevo León anunció el mes pasado el arranque de un estudio para realizar un desarrollo turístico en la presa que contempla hoteles, centros comerciales y zonas de playa.

Los trabajos observados en las riveras involucran a excavadoras de oruga, retroexcavadoras de ruedas e infinidad de camiones materialistas.

En dos de las zonas se observaron labores de dragado, es decir, desalojo de sedimentos y tierra del fondo de la presa, maniobras realizadas regularmente para facilitar la navegación.

Los lodos extraídos son colocados en un terreno contiguo. En el arroyo la chueca fue vista maquinaria extrayendo material del fondo.

Estas actividades que no habían sido detectadas en las últimas semanas, parecen aprovechar el bajo nivel del agua para depositar material de relleno.

En un terreno al norte de la presa, junto a la desembocadura del arroyo la chueca, han continuado depositando escombro a pesar que el año pasado, Multimedios reveló tal situación.

Comisión Nacional del Agua y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente han mantenido silencio ante estos trabajos.

Hace un mes, Telediario dio a conocer actividades en una escombrera ubicada en una loma cercana a la presa. En un nuevo vistazo aéreo, el sitio pareció suspender operaciones, ya que no se detectaron máquinas ni gente.

mmr