16 de junio de 2014 / 12:33 p.m.

Monterrey.- El año pasado El Carmen Nuevo León vendió 21 vehículos utilizados por la administración en un precio de mil 190 pesos cada uno.

La ganga fue aprovechada por un particular, Abraham de Jesús Sánchez Bárcenas, que dio como dirección un domicilio en el centro de San Nicolás, en la calle Bustamante, donde se ubica un negocio dedicado a la compra venta de diversos materiales.

En marzo del 2013, el alcalde Rogelio Elizondo Ruelas, del PRI, lanzó la licitación para vender vehículos y demás bienes inmuebles considerados como chatarra.

Un corredor público, de nombre Modesto Mata Torres, valuó los 22 vehículos en 24 mil pesos. El lote se integraba por las siguientes unidades.

* Silverado Cab. Reg. 2005* 2 Pick Up 2005* 2 Tsuru 2004* Camión Tortón 1984* Aerostar 1993* Camioneta Ford 1996* Ambulancia 1995* Taurus 1995* Pick Up 1996* Neón 1996* VW 1993* Suburban 1999* Topaz 1990* Camión Torton 1988* Camión DIF 1988* Marquis 1999* Pick Up 1991* F-150 1986* Combi 1992

El particular desembolsó mil pesos adicionales, y por un total de 25 mil pesos, se llevó todas las unidades.

Para justificar el remate, el corredor detalló que todas las unidades se encontraban en mal estado, en condiciones de chatarra. Su ubicación era el corralón municipal, incompletos, con daños en la carrocería y a la intemperie, según precisó en el documento.

No obstante, fuentes consultadas confirmaron que el asunto fue una verdadera ganga, ya que tan sólo la Silverado 2005, del mismo modelo que el rematado por el municipio de El Carmen, ronda entre 35 mil y 85 mil pesos según se constató en páginas de internet. Comerciantes cuestionados señalaron que una camioneta así, por muchos desperfectos que presente, no baja de 20 mil pesos.

Lo mismo ocurre con los Tsurus, el precio de lista para el modelo 2004 ronda de los 25 mil a los 47 mil pesos. Si estuviera en pésimo estado, su costo podría caer a ocho mil pesos.

Así, a todas luces, en El Carmen se malbarataron las unidades en beneficio de un particular y detrimento de las arcas municipales.

FOTO: Especial

LUIS GARCÍA