25 de agosto de 2014 / 04:37 p.m.

MONTERREY.-Autoridades estatales, federales, municipales y de Pemex, tuvieron una reunión de evaluación, para ver los avances en el caso de la contaminación del Río San Juan, en Cadereyta donde determinaron que en un tiempo estimado de 10 semanas se tendrá limpia la zona que fue afectada por el derrame.

El gobernador Rodrigo Medina,  comentó que también se dará seguimiento a la investigación de los responsables de la toma clandestina.

"Ya giré instrucciones para que el día de hoy el Secretario General de Gobierno en la tarde se reúna con el delegado de la PGR, de la Procuraduría General de la República, estará la PROFEPA y también estarán unos representantes del gabinete de seguridad que ustedes ya conocen, para darle seguimiento puntual a ese asunto.

"Es muy importante que no dejemos de ponerle atención al asunto de la averiguación y de dar con los reales responsables de este tema y que no se vaya únicamente al daño ecológico", dijo.

El mandatario reiteró que según estudios de Agua y Drenaje de Monterrey (AYD) y la Comisión Nacional del Agua (CNA), los mantos freáticos no están contaminados y destacó que no se contaminará la Presa El Cuchillo.

"No tenemos reportada contaminación en los mantos freáticos, no tenemos riesgo y  quiero subrayarlo, hasta el día de hoy, no tenemos ningún riesgo de contaminación a la presa El Cuchillo, que es algo que es muy importante y conforme a la experiencia que se ha tenido en ocasiones anteriores, pensamos que no lo vaya a haber", sostuvo.

En tanto, el secretario de Desarrollo Sustentable, Fernando Gutiérrez,  manifestó que actualmente se encuentran en la etapa de recuperación del producto y posteriormente seguirá la de caracterización para ver si la tierra se vio dañada.

"Nos encontramos en esta parte de recuperación del producto, es decir, retirar la mayor cantidad de hidrocarburo que se encuentra presente tanto en la superficie de las aguas y la parte de limpieza, estos tres puntos, el punto tres y cuatro son donde nos encontramos en este momento avanzando. Sigue, una vez que se retire la mayor parte del material la caracterización.

"Una vez que se  retira toda la tierra es un plazo máximo de 10 semanas que estaría ocurriendo, es algo que PEMEX al igual que la empresa Basa se han comprometido", explicó.

Por su parte, Martín Ruiz Múzquiz,  jefe de Seguridad Industrial y Protección Ambiental de Pemex de refinación  zona norte,  señaló que son 15 mil toneladas de material impregnado de hidrocarburo y maleza.

Las autoridades aseguraron que se destinará un fondo de apoyo a los ejidatarios, toda vez que sean cuantificados los daños en 400 hectáreas. La evaluación estará a cargo de la Corporación para el Desarrollo Agropecuario de Nuevo León y la Sagarpa.

También detallaron que actualmente se encuentran laborando en la zona afectada: 380 trabajadores; 15 excavadoras; 9 unidades de presión y vacío; 17 pipas y hay un campamento instalado.

Cabe mencionar que la fuga  se dio el 16 de agosto, pero los trabajos de recuperación del crudo se podrían complicarse con las lluvias que se pronostican para esta semana.

FOTO: Roberto Alanís

MARILÚ OVIEDO