25 de febrero de 2014 / 12:05 a.m.

Monterrey.- La salida de Fernando Elizondo Barragán al PAN obedeció al "alud de evidencias" de prácticas que tradicionalmente el albiazul combatía, como la corrupción, la opacidad, el acarreo, la afiliación masiva, la compra y coacción del voto interno y externo, el clientelismo, señala el propio ex gobernador en su carta de renuncia dirigida a Gustavo Madero Muñoz, dirigente nacional panista.

En el escrito, con copia también al dirigente estatal, José Alfredo Pérez Bernal; y el líder municipal de San Pedro, Américo Ferrara Olvera, Elizondo Barragán reconoció que es difícil explicar todas las razones de la renuncia sin que su exposición se perciba como un ataque.

"Y no es atacar lo que me motiva, sino la construcción de una Patria mejor. Pero al mismo tiempo, debo una explicación a miles de buenos mexicanos que a lo largo de los años me han dado su confianza y apoyo. Por ello me limito a exponer lo más esencial de los motivos de mi decisión".

Señaló que renunciar al PAN significa para él cerrar una etapa de su vida en la cual actuó alentado por la creencia de que este partido era el instrumento político más adecuado para la construcción del México del futuro.

"Esa fe, que tuvo sólido sustento en todo lo que el PAN logró en el pasado, hoy se ha agotado ante el alud de evidencias y experiencias que demuestran que el partido ha adoptado como propias muchas de las prácticas que siempre combatió: la corrupción, la opacidad, el acarreo, la afiliación masiva, la compra y coacción del voto interno y externo, el uso de recursos públicos para fines partidistas, el clientelismo, los puestos públicos como botín, la subordinación del bien común al beneficio personal o de grupo, la mentira y el cinismo como estrategias", enfatiza.

Añade que éste es el sentimiento de un enorme y creciente número de ciudadanos, quienes, con razón, dicen frustrados: "todos son lo mismo".

Subrayó que hizo, como muchos compañeros, los esfuerzos de los que fue capaz para combatir estos males a medida que los advertía, entre ellos haber participado en el Grupo Acción Nacional Democrático (Grande) y en Panistas por México.

"Pero los esfuerzos fueron infructuosos: los males se han generalizado y han alcanzado los más altos centros de decisión, precisamente donde se podrían tomar las decisiones indispensables para corregirlos. Renuncio con decepción, porque estoy convencido de que México está urgido de contrapesos. Es precisamente en estos tiempos cuando México más necesita que el patriotismo, la honestidad y una visión de largo alcance se impongan sobre la mezquindad, la corrupción y la ambición", destacó.

Elizondo Barragán resaltó que si los partidos no abanderan esos valores, la esperanza está en una ciudadanía más participativa, más organizada y más demandante; en esos ciudadanos que, lejos de buscar obtener beneficios por sí mismos, se preguntan qué tienen que hacer para lograr una patria mejor para sus hijos.

"Renuncio al PAN con tristeza, porque sé que dejaré de compartir espacios con buenos compañeros a quienes respeto y aprecio, que mantienen la esperanza en una brega interna cuya eternidad anticipo más que se eficacia. Espero coincidir con ellos en causas comunes".

Reconoció y agradeció las atenciones que Gustavo Madero tuvo con él como senador y como coordinador del grupo parlamentario.

"A lo que no renuncio es al esfuerzo que como ciudadano estoy obligado a hacer para contribuir a mi Patria y a mi comunidad. Mi pensamiento no ha cambiado, como tampoco lo ha hecho mi disposición a participar activamente en causas a favor de un México y un Nuevo León mejores. Vuelvo al actuar comunitario, donde siempre he coincidido y coincidiré con quienes de buena fe buscan el bien común", finaliza el escrito.

Redacción