17 de febrero de 2014 / 05:09 p.m.

Escobedo.- Con los penales estatales saturados y copados por delincuentes de alta peligrosidad, los detenidos han encontrado en la ley una ventana de oportunidad para evitar la convivencia con ellos.

Las historias de auto gobierno al interior de los centros penitenciarios ha provocado una ola de amparos de aquellos que esperan la resolución de su situación jurídica en una cárcel municipal.

El motivo es uno solo: impedir su traslado a toda costa.

"Actualmente en el municipio existen 12 personas internas que están en proceso, de las cuales seis son por  robo con violencia, dos por robo calificado, una persona por violación, una más por  violencia familiar  y dos por tentativa de robo",  detalló el secretario de ayuntamiento del municipio, Juan Antonio Quiroga.

En Escobedo, la cárcel municipal se mudó desde hace años a las instalaciones del C4, en la avenida Las Torres, de la colonia Parque Industrial Escobedo.

A diferencia de otros municipios, la seguridad en este lugar si es considerable, pues se trata de un edificio donde se definen los operativos y se monitorea la delincuencia en calle.

No obstante, la propia autoridad acepta que las celdas, que no pueden ser grabadas por razones de ley, carecen de la infraestructura para albergar procesados.

Se señaló que lo máximo que pueden estar en el lugar son de 36 horas por faltas administrativas o 48 horas si están a disposición del Ministerio Público.

Para mala fortuna de Escobedo, en el mes de julio 2012 se creó  el Distrito 14 en Materia Penal y Familiar, en la cual recibe delincuentes de los municipios de  Abasolo, Ciénega de Flores, El Carmen, Zuazua, Hidalgo, Mina y Salinas Victoria.

A la fecha, el costo de manutención de estos reos no afecta las finanzas municipales, y hasta en tanto no se genere una sobrepoblación, Escobedo no prevé abandonar este esquema.

Luis García