8 de enero de 2014 / 07:13 p.m.

Monterrey.- Poco a poco se normaliza la situación en la escuela primaria de la colonia La Cruz, en García, donde el pasado fin de semana se quemaron dos salones.

Llegaron dos aulas móviles que sustituyeron a las siniestradas y, en el transcurso del miércoles, la Secretaría de Educación envió los respectivos mesa-bancos.

"Hemos tenido todo el apoyo de las autoridades de Educación. Desde el domingo que llegamos, que nos avisaron los vecinos, estuvimos aquí, y ellos con nosotros. Desde entonces se empezó a dar solución", comentó el director del turno matutino de la escuela "Serafín Peña", Ramiro Almanza Vázquez.

Los afectados por el incendio son dos grupos: uno de cuarto y otro de quinto año, sumando en total 65 alumnos del turno de mañana y 53 del turno de tarde.

Los mesa-bancos llegaron antes del mediodía del miércoles. Mientras tanto, los alumnos de los salones afectados fueron ubicados temporalmente en otros salones del mismo grado.

"Las mismas autoridades les comentaba ayer (martes), alrededor de las 4 y media o 5 (de la tarde) me hablaron, que si lo podían mandar (el mobiliario), que iba a llegar un poquito tarde, pero la cuestión es que no iba a haber gente", reiteró el directivo.

Almanza Vázquez dijo que mientras los estudiantes toman sus clases en los dos salones móviles que recién fueron enviados desde Ciénega de Flores y Juárez, Nuevo León, maestros, alumnos y padres de familia esperan que las autoridades reconstruyan nuevamente las dos aulas originales.

"El jefe de Región (número 3) está apoyándonos bastante para hacer la gestión, de que rápidamente se empiecen a reconstruir, o que se reconstruya toda esta área que se quemó", puntualizó.

El pasado domingo 5 de enero por la madrugada, los vecinos de las calles Juárez y Tercera, en la colonia La Cruz, de García, se despertaron ante el siniestro que acabó con los dos salones.

Las aulas estaban construídas de material plástico y aislante térmico y un posible corto circuito degeneró en el siniestro que las redujo a cenizas.

Los padres de familia externaron su deseo de que los nuevos salones a edificarse sean de material de concreto, pues temen que otro incidente similar pueda registrarse estando los niños en clase.

Agustín Martínez