12 de mayo de 2014 / 07:10 p.m.

San Nicolás.- Autoridades de la Procuraduría de Justicia de Nuevo León y de la Policía de San Nicolás, mantienen bajo resguardo las instalaciones del bar que fue atacado a balazos y donde murieron tres personas, dos de ellas madre e hijo inocentes que pasaban por el lugar, además del portero que se encontraba laborando al momento de los hechos delictivos.

El atentado al negocio denominado "Mar-Tiber", ocurrió el pasado sábado minutos después de las 23:00 horas, en las calles de Rayón y Bernardo Reyes, en el centro del citado municipio.

Hasta el momento, el sitio permanece con pegotes en color verde en la puerta donde se lee "asegurado" por parte de la Procuraduría, además de los listones amarillos de prohibido el paso.

La gente que pasa por el lugar se queda asombrada ante la escena, ya que los impactos de bala son observados a corta distancia, lo que es aprovechado por los curiosos quienes hasta fotografías toman a la fachada del negocio.

Al menos se contabilizan de 10 a 13 los impactos en vidrios y paredes del bar, en hechos realizados, según testigos, por dos hombres que bajaron de un taxi mientras el chófer los esperaba.

Después del ataque se montó un impresionante operativo policiaco para revisar todos los taxis por las diversas avenidas de San Nicolás, sin embargo, los civiles armados lograron escapar rápido hasta dejar abandonado el  auto de alquiler en otro municipio y apoderarse de una camioneta.

En la entrada del negocio y a las afueras, se aprecian las manchas de sangre del hombre que estaba en la puerta vigilando y que se supone, era para quien iban dirigidos los disparos.

Sin embargo, por el lugar pasaba Verónica Navarro Chávez, de 47 años, maestra de la Secundaria número 28 que se ubica en la avenida Venustiano Carranza, ella era acompañada de su hijo Eduardo Villanueva Navarro, de 28 años, quienes murieron por los balazos que recibieron.

Las investigaciones hasta el momento siguen su curso, por lo que son revisadas cámaras de circuito cerrado de negocios de los alrededores del bar "Mar-Tiber", donde comúnmente los sábados, se realizan bailes colombianos con grupos reconocidos.

Iram Oviedo