1 de julio de 2014 / 06:02 p.m.

Monterrey.- Será dentro de unos meses cuando los fieles católicos podrán ver terminados los trabajos de restauración que se llevan a cabo en el templo de la Santísima Virgen de los Dolores, ubicada en el centro de Monterrey.

Esta joya arquitectónica, construida a principios del siglo pasado, es una de las pocas edificaciones del norte de México que presume de un estilo neobarroco con influencia neogótica.

En este momento, a 17 metros de altura, un ejército de 12 restauradores se esfuerza para que las pinturas y la colorida decoración vuelvan a ser impresionantes.

El restaurador recalcó la importancia histórica de un edificio como este, que quedó construido en 1909, a petición del Arzobispo Santiago de la Garza Zambrano.

El Padre Reynaldo, quien dirige a los Misioneros Redentoristas, comentó que ha sido importante el apoyo y la intervención de CONACULTA y de CONARTE, para la gestión y la aplicación de los recursos.

La antigüedad de más de 100 años del templo de la Virgen de Dolores, por su valor sentimental, religioso e histórico, vale cualquier esfuerzo.

Asentado en un área de aproximadamente 800 metros cuadrados en el cruce de Ruperto Martínez y Juan Méndez, el templo de Dolores, cuya forma asemeja a una cruz latina, consta de cinco bóvedas, una de estas sobre el presbiterio, así como una cúpula cuya altura máxima llega casi a los 30 metros.

AGUSTÍN MARTÍNEZ