ERIK SOLHEIM ROCHA
1 de enero de 2017 / 05:04 p.m.

MONTERREY.- Eliminar la tenencia vehicular fue promesa de campaña de varios políticos que hoy día gobiernan Nuevo León, en este tema, a lo largo de la actual administración y legislatura ha ocurrido de todo. En un compromiso que ha sido cumplido a medias.

Desde octubre de 2015 la polémica de la política de Nuevo León se ha centrado en dos temas, el combate a la corrupción y el incumplimiento de promesas, una de ellas fue eliminar de tajo el impuesto de la tenencia, promesa que hasta el día de hoy sigue sin cumplirse.

En el cierre de dicho año, los diputados y el Gobierno del Estado llegaron a un acuerdo, eliminar el gravamen de manera gradual.

Después, ese mismo acuerdo volvió a romperse y se modificaron los porcentajes.

En el 2016 los ciudadanos pagaron 20 por ciento menos la tenencia y la promesa era que en 2017 se eliminaría al 50 por ciento y en el 2018 se eliminaría el impuesto.

El 20 de noviembre de 2016, el Gobierno del Estado sorprendió a los diputados y en su proyecto del Paquete Fiscal 2017 rompió el acuerdo aprobado en 2015 y planteó posponer la eliminación de la tenencia hasta el 2019.

Los diputados, de palabra, rechazaron esta posibilidad.

Todas las bancadas manifestamos que era imposible la prórroga de la tenencia y quizá se vaya a proponer no prorroga pero si mantener el 80 %”.

No obstante, el últimas fechas el gobernador condicionó que si los diputados no dejan el cobro de la tenencia, no habrá dinero para pagarles a dos mil policías el próximo año.

La polémica continuó y el Gobierno del Estado aseguró que tenía “amarrados” 25 votos en el Congreso para dejar la tenencia, el meollo del asunto es que mientras Acción Nacional rechazaba que el impuesto de la tenencia se mantuviera, el PRI lo dejaba en "veremos" esperando que de última hora el gobernador justificara su permanencia.

La visita del gobernador llegó el viernes 16 de diciembre, y fue para rogarles a los diputados que dejaran la tenencia, a cambio prometió que asumiría el costo político y los abucheos de la gente.

La hora de la verdad llegó y algunos diputados se olvidaron de su discurso y le concedieron su navidad al gobernador.

Aunque los panistas se manifestaron en contra, fue suficiente con el PRI y las minorías para mantener el cobro de la tenencia.

Pese a los discursos, pese a las promesas y contra toda voluntad ciudadana, la tenencia regresará en el 2017 y se pagará otra vez el 80 por ciento.