15 de enero de 2014 / 01:21 a.m.

Monterrey.- Varias decenas de comerciantes semifijos fueron retirados de las calles del centro de la ciudad durante un operativo sorpresa realizado por Inspectores de Comercio de Monterrey, apoyados por elementos de la Policía Municipal, pues no lo hicieron por su propia voluntad una vez que se les venció el permiso para vender en ese sector.

Algunos de los vendedores ni siquiera se encontraban en el lugar, pues habían dejado a alguien encargado, principalmente niños, mientras realizaban otras Labores como ir por sus hijos o surtir mercáncia y al regresar hallaron sus lugares vacíos.

Fue en el crucero de Padre Mier y Juárez donde los elementos municipales realizaron la incursión, sin darle tiempo a los puesteros a que levantaran su mercancía, consistente principalmente en ropa, juguetes, maquillajes, y otros artículos menores.

Los inspectores procedieron a levantar toda la mercancía y sólo notificaron que tendrían que ir a la dependencia municipal para recuperarla.

Los comerciantes se mostraron muy indignados, pues el día anterior los mismos inspectores realizaron un operativo en Padre Mier, entre Juárez y Garibaldi, pero con ellos no se acercaron a darles ninguna advertencia, por lo que pensaron que no habría mayores problemas, sobre todo porque aseguran tienen un permiso municipal para vender en la zona.

Sin embargo, Comunicación Social del Municipio de Monterrey informó mediante un comunicado que el motivo por el que retiraron a los comerciantes semifijos del sector fue porque el permiso que se les expidió era sólo por la temporada navideña y al término de esta debieron retirarse por su propia voluntad y como no lo hicieron se procedio al desalojo.

Francisco Zúñiga