25 de marzo de 2014 / 03:02 a.m.

Monterrey.- Decenas de árboles, que según pobladores de la zona habían permanecido en este lugar por muchos años, fueron retirados de la noche a la mañana y prácticamente sacrificados para dar continuidad al proyecto de ampliación de la carretera que conecta a los municipios de Montemorelos y General Terán.

Tanto vecinos como automovilistas que transitan a diario por la vía federal lamentaron que desafortunadamente las autoridades, junto con la constructora que se encarga de la obra vial, hayan considerado esta medida tomando la decisión de arrancar los árboles de diversas variedades nativas de la región que se encontraban sobre la lateral de la carretera principalmente en el carril con dirección a General Terán.

A través de fotografías que fueron tomadas durante los últimos días, se ha dado a la tarea de documentar el acto que se realiza con maquinaria pesada, a este momento los trabajos se llevan a cabo a la altura de la comunidad El Llano, donde fueron arrancados decenas de árboles conocidos localmente como pinabetes sin especificare su nombre real.

Pero conforme se avanza en los trabajos que consisten en la ampliación a cuatro carriles de la carretera Montemorelos-General Terán, en tramo de este último se ubica una gran cantidad de árboles de otras especies como nogales y fresnos que corren el mismo riesgo y que a criterio de habitantes de la región deberían de ser reubicados antes de lastimarlos y literalmente matarlos de esta manera.

Dicho acto no ha sido supervisado por alguna autoridad municipal, estatal o federal que tenga que ver con el cuidado al medio ambiente, el cual en apariencia está sufriendo un daño notable con estas acciones.

Ubaldo Reyna