MARCELA PERALES
23 de noviembre de 2017 / 11:14 a.m.

MONTERREY.- Ante el panorama de inseguridad, posesionarios e insalubridad generado por casas abandonadas, las autoridades de Nuevo León continúan con esfuerzos que representan prácticamente un reto para el Estado.

En un recorrido realizado por la colonia Misión de Santa Elena, en Zuazua, se contabilizaron cerca de 100 viviendas abandonadas. 

En este sector no hay vecino que no haya sido víctima de alguna problemática.

“Cuando comenzó la colonia si era casa habitada, a como fue pasando el tiempo se fueron abandonando, descuidando, ya mucha gente las agarraba como tiradero.

Fue en el transcurso, cinco, seis de la tarde salimos, llegamos en la noche, regresamos y aparentemente estaba todo bien pero al entrar a la casa nos dimos cuenta que estaba todo saqueado, habían saquedado todo”, dijo una vecina de la zona.

Especialistas señalan que muchas personas que abandonan sus casas es porque desconocen que ya no hay manera de reajustar los pagos o el seguro, con el que cuentan tanto el Infonavit, como las instituciones bancarias.

“Es triste que existan esas casas abandonadas y tanta gente estén buscando un lugar para vivir, tenemos que encontrar una solución mucho más eficiente para poder tramitar y poder vender esas casas de inmediato”, señaló Adalberto Núñez, Director de FOMERREY.

Tanto Infonavit como Fomerrey señalan que Nuevo León ocupa el primero lugar nacional en otorgación de créditos colocando cerca de 60 mil viviendas al año, y esto influye también en el número de viviendas abandonadas.

Con sus diversos programas, la institución, ha logrado recuperar en este año 613 viviendas que por algún motivo, quedaron solas.

En el 2016 se recuperaron 550.

“Cuando vamos a elegir que vivienda vamos a comprar, tenemos que pensar que es un compromiso a largo plazo, tenemos que pensar que en esa casa vamos a tener familia, seguramente tendremos hijos que irán creciendo.

Que analicemos muy bien que la vivienda se ajuste a nuestras posibilidades, que tenga un tamaño adecuado, una distribución adecuada, que nos pueda permitir acompañarnos en esa madurez familiar que vamos a tener en el compromiso de un crédito hipotecario a largo plazo”, explicó Adolfo Guzmán, quien emitió una serie de recomendaciones para que la compra de una vivienda no genere abandono al paso del tiempo.

Si bien es cierto que Nuevo León no es el Estado con mayor número de casas abandonadas, las que hay, generan un problema que parece no tener fin.



mmr