MARILÚ OVIEDO
1 de abril de 2016 / 12:49 p.m.

Monterrey.- La inseguridad que se vive en la colonia Los Nogales tercer sector, en Monterrey, ha obligado a algunos vecinos a tomar la decisión de mudarse.

La gota que derramó el vaso fue una pelea entre pandillas que dejó como saldo una vivienda dañada y un vehículo, pero lo más grave fue el daño psicológico para una familia que decidió hablar ante las cámaras de TELEDIARIO.

Efraín Cabrera contó que a las 22:30 horas del jueves escuchó una pelea entre pandillas y de pronto varias piedras hicieron blanco en los vidrios de su casa ubicada en la avenida San Bernabé.

"Lo que hice fue irme a gatas para proteger la ventana porque también me quisieron abrir la cortina y meterse entonces ya estábamos hablando de un peligro mayor. Fácil eran entre 70, 80 personas".

El hombre narró que al menos 70 jóvenes comenzaron a pelearse y una piedra golpeó a su esposa cuando corrían al baño para refugiarse con su hija de 15 días de nacida.

"Mi esposa e hijos llorando, fue tremendo. Me siento frustrado, molesto e impotente. Es inaceptable que tengamos un Gobierno tan inhumano tan irresponsable y tan corrupto. Aquí anduvo 'El Bronco', Mauricio, Reyna Ríos y les he llamado para exponerles el problema y absolutamente nadie, nadie nos ayuda. Yo no digo que me pongan una patrulla al lado mío, no, sino lo que queremos es seguridad (…) nos sentimos muy molestos y muy decepcionados de todo esto", expresó.

Pandilla
El hombre dijo que una piedra golpeó a su esposa cuando corrían al baño para refugiarse con su hija de 15 días de nacida | MARILÚ OVIEDO
Pandillas
El saldo fue de una vivienda dañada y un vehículo | MARILÚ OVIEDO
Pandillas
| MARILÚ OVIEDO

Efraín, su esposa y sus dos hijos estaban atemorizados porque los desconocidos estaban armados con pistolas, piedras y palos y aseguraron que las autoridades llegaron a las 12:30 horas, pero no por el reporte que hicieron, sino por el recorrido de rutina.

Contó que no es primera ocasión que se registra esto. En noviembre se presentó otra guerra de pandillas que dejó como saldo varios autos y viviendas dañadas, y aunque se interpuso la denuncia, la investigación sigue en proceso.

"Mejor vámonos de aquí (…) ya estamos guardando las cosas porque hay que irnos de aquí, aquí no se puede vivir. No sabe uno a qué hora se van a pelear o qué nos pueda pasar. Ahora fue esto, mañana qué va a ser", dijo con la voz entre cortada.

El vecino denunció que en la colonia hay varios terrenos en obra gris abandonados, los cuales sirven de escondite de los delincuentes.