MARCELA PERALES | @marce_reportera
3 de agosto de 2015 / 09:02 p.m.

Monterrey.- El pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado tomó protesta a Carlos Emilio Arenas Bátiz como nuevo Magistrado Presidente del Poder Judicial de Nuevo León, cuyo cargo era ocupado por Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez.

En su discurso, el funcionario se comprometió a continuar con los proyectos de la dependencia y a impartir la justicia con imparcialidad y sin ninguna preferencia con despachos o amigos de los jueces.

"Justicia imparcial y objetiva porque en una sociedad democrática, un conflicto entre el poderoso y el débil una vez encausado en los tribunales debe convertirse en un juicio entre dos iguales, que deberá ganar aquel que esté de lado de la ley", expuso.

Arenas Bátiz dijo confiar en la rectitud de los juzgadores y advirtió que se trabajará para eliminar el mal concepto de la sociedad hacia los procesos de justicia.

"Es nuestro reto no sólo ser, si no también parecer imparciales y objetivos hasta el punto en que en los justiciales se genere la confianza de que para ganar un litigio, lo determinante es tener la razón legal y las pruebas suficientes, no un despacho de abogados influyentes o favorito, ni un abogado amigo del juez", mencionó.

Para lo anterior dijo que se reforzaran las garantías de autonomía e independencias judiciales.

Durante el evento, el anterior Magistrado Gustavo Guerrero Gutiérrez dio su informe de labores 2014-2015, en el que destacó los logros obtenidos, entre ellos, la implementación del nuevo sistema de justicia penal.

La sesión estuvo encabezada por el gobernador del Estado, Rodrigo Medina de la Cruz.

"Me ha tocado ser testigo del gran valor que le ha aportado esta institución al desarrollo de Nuevo León, en atracción de inversión, en seguridad jurídica, y particularmente quiero subrayar en los asuntos de carácter penal y combate al crimen", dijo el gobernador.

Al evento también acudió el gobernador electo Jaime Rodríguez Calderón, además de funcionarios del gabinete estatal.