23 de enero de 2014 / 08:21 p.m.

 

Monterrey. En su última rodada, un motociclista de corazón nunca se irá solitario.

Juan Ignacio Ramón, Johnny, tampoco estuvo solo. Unos 150 amigos motociclistas lo acompañaron en su último viaje, primero al club donde le gustaba pasar las horas acompañado de su caballo de acero y luego a donde reposarán sus restos para siempre.

"Somos alrededor de 150 motociclistas, algunos viajamos con Johnny, otros lo conocían, era muy popular", explicó Eugenio Cárdenas, delegado de la Confederación de Motociclistas.

Respetuosos, las máquinas permanecieron en silencio durante toda la mañana mientras en las capillas, ubicadas por la Avenida Constitución, se velaba el cuerpo de Johnny.

Con sus clásicas chamarras de cuero, cascos de todos los estilos, botas acordes a la ocasión, algunos con paliacate en la cabeza, los motociclistas vivieron el día como uno cualquiera de reunión.

Para ellos, el espíritu de su amigo estaba con ellos y había que despedirlo con la misma alegría de siempre.

Algunos de ellos acompañaron a Johnny en otros viajes, muchos por las calles de la ciudad, otros por carreteras o en lugares tan lejanos como Guatemala, Wisconsin, Nueva York y Alaska, sitios que visitaron a lomo de motocicleta.

"Era un muchacho lleno de energía, anduvo por muchos lados, con su motocicleta. Era grande, fornido, lo que le ayudaba a tener un mejor control de la moto", relató Cárdenas.

Después de tanta aventura, nadie pensó que Johnny terminaría su viaje en la Carretera Nacional, víctima de un caballo sin jinete que se atravesó a su paso el martes por la noche.

"Tenía mucha experiencia, toda la vida fue motociclista", señalaron los presentes.

La tradición de los motociclistas ordena que se le acompañe en su última rodada, le hagan una guardia de honor en su club, en este caso El Coyote Harley Davison, y luego vayan con él hasta donde reposará. Que nunca esté solo en el viaje final.

Y así fue. El fragor de los motores lo acompañó por las calles de la ciudad, luego por la carretera Nacional. Johnny fue motociclista, hasta el último momento.

 Francisco Zúñiga