DORA IRENE RIVERA | SANDRA GONZÁLEZ
9 de agosto de 2016 / 09:59 p.m.

MONTERREY.- En una maratónica audiencia a la que por primera vez un funcionario de primer nivel se sienta en el banquillo de los acusados, el ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz compareció y quedó vinculado a proceso por uno de los tres delitos que le atribuía la Subprocuraduría Especializada Contra la Corrupción.

El juez Jaime Castañeda lo exoneró de los delitos de peculado y daños patrimoniales, porque consideró que no se había acreditado su responsabilidad por parte de la fiscalía.

También le aclaró que era considerado en todo momento inocente hasta que la Fscalía demostrara lo contrario.

Durante doce horas, sin comer y sólo ingiriendo agua, el ex mandatario estatal escuchó la acusación que le hizo el fiscal Héctor Maldonado Álvarez de la Subprocuraduría Estatal.