MARCELA PERALES
27 de noviembre de 2017 / 08:47 a.m.

MONTERREY.- Este diciembre se cumplen 34 años del descubrimiento del VIH y SIDA y la enfermedad en Nuevo León continúa como una epidemia atacando a nuevos grupos que lo detectan en etapas tardías.

“Laura”, su nombre ficticio, tenía 28 años de edad cuando fue abusada sexualmente y su agresor le transmitió el VIH, se dio cuenta hasta dos años después.

“Yo en el 2013 sufrí de un abuso sexual. Me detectan el virus del papiloma humano, para tratarme me piden que me haga una prueba del VIH y al hacerme la prueba del VIH sale reactivo.

Esta persona me vino desgraciar la vida tres veces, por el abuso, el papiloma y el virus del VIH”, indicó.

No fue su culpa y tampoco un descuido. Laura ni siquiera había iniciado su vida sexual cuando fue violada por aquel hombre. Su madre murió, su novio la dejó y sabe perfectamente que el apoyo de la sociedad no lo tendrá.

“Yo siento que ya no puedo más, llorar tanto. Escuchan la palabra VIH y lo primero que piensan es en promiscuidad", señaló. 

Laura es parte de la realidad, el nuevo rostro y las cifras volátiles del VIH y SIDA en Nuevo León.

Conforme al método de estimaciones nacionales utilizando el software Spectrum y en asesoría del vocal de CONASIDA, Eduardo Elizondo, se estima que actualmente en el Estado existen 9 mil 300 personas con VIH y SIDA.

De estas, solo el 62 por ciento están diagnosticadas, lo que quiere que decir que cerca de 3 mil 534 lo tienen y no lo saben.

Sin embargo, el vocal de CONASIDA en el Estado, Eduardo Elizondo, señala que no existe una coordinación en las cifras estatales y federales, lo que provoca incertidumbre en los números.

“Hemos estado viendo que hay discrepancias entre los datos que se dan por transparencia a nivel local, con los datos que se otorgan a nivel federal, lo que el Estado reporta de lo que se está haciendo de VIH”, mencionó. 

La cifra anterior está lejos de la que publica CENSIDA en su vigilancia epidemiológica hasta Junio del 2017, que dice que en el Estado la Secretaría de Salud atiende a 2 mil 751 personas con VIH y 68 con SIDA.

Muchos de ellos ya son parte de los nuevos grupos vulnerables: hombres y mujeres jóvenes.

Según Acodemis, del 100 por ciento de reactivos, el 35 corresponde a jóvenes menores de 30 años, y de ellos, el 30 por ciento lo detecta en etapas tardías.


ilp