18 de enero de 2014 / 03:07 a.m.

Monterrey.- El teléfono rojo ahora será teléfono verde. La línea directa de denuncia anónima con el número que estableció la Secretaría de la Defensa Nacional en su lucha contra la inseguridad, ahora será compartida para que los ciudadanos hagan aportaciones de árboles para el parque temático que está en proceso de construcción en el Campo Militar.

El general Salvador Gutiérrez Plascencia, comandante de la Séptima Zona Militar, ofreció los números telefónicos y el correo electrónico para aquellas personas que tengan la disposición de aportar un árbol para reforestar el parque de 200 hectáreas que está siendo habilitado en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa, entre las carreteras a Laredo, Libramiento Noroeste y Salinas Victoria.

Explicó que aquéllos que desean aportar uno o varios árboles, pueden llamar a las líneas de denuncia anónima. "Nosotros enviamos soldados para sacar los árboles, transportarlos y colocarlos en el parque", ofreció Gutiérrez Plascencia.

Los interesados podrán llamar al 01800 831 9131 ó al 811 647 02 03. La cuenta electrónica es: denuncia.7zm@mail.sedena.gob.mx

El proyecto del parque ecológico, que arrancó hace tres meses en colaboración con empresarios regiomontanos, pretende ofrecer a la ciudadanía un bosque de vegetación nativa donde las familias puedan tener un sitio de descanso y una oportunidad de aprendizaje para niños y jóvenes.

Personal del Ejército Mexicano ha continuado con las labores para acondicionar andadores y zonas donde son plantados árboles adultos originarios de la región, como encino, mezquite, ébano y retama.

El bosque sería un potencial generador de oxígeno para la zona metropolitana de Monterrey en una zona que durante mucho tiempo se mantuvo semidesértica.

"Trasplantando árboles adultos tenemos una elevada probabilidad de que puedan desarrollarse plenamente", explicó el general Gutiérrez.

La misma naturaleza de la vegetación le concedería amplias expectativas de éxito, además que contarían con riego de aguas procedentes de una planta tratadora aportada por el Gobierno Estatal.

Los números de denuncia anónima fueron creados durante la administración federal anterior al recrudecerse la violencia atribuible al crimen organizado. Los teléfonos difundidos por el Ejército se convirtieron en una esperanza para la población, agobiada también por una crisis de desconfianza a las policías.

JOEL SAMPAYO