10 de junio de 2014 / 01:46 p.m.

Cerralvo.- A 95 kilómetros de Monterrey, la sequía tiene un impacto en las familias de la congregación Bernabé Botellos, municipio de Cerralvo.

Los caprinocultores van de mal en peor: no les suben el precio de la leche, y la escasez de agua les ha pasado una factura muy alta.

"La sequía nos afectó bastante, los animales perdieron peso, por cuestión que no alcanza el dinero para los animales o para comer. O comemos nosotros o comen nuestros animales",dijo Ersilia Lozano, líder los carpiculturas.

Desde hace cuatro años, cuando iniciaron su actividad en forma organizada, los caprinocultores venden el litro de leche a 4.80 pesos. Para salir del apuro, requieren un pago de siete pesos por litro.

Por si fuera poco, la sequía ha mermado su materia prima.

"Pérdidas de ganado (hay) un 40 por ciento, ahorita está pintando un poco mejor porque ha llovido, pero el alimento para los animales va para arriba y la leche no aumenta".

Los estragos que el período de seca ha generado en esta comunidad son evidentes, y los testimonios dan cuenta de la realidad que aqueja a los productores.

Por si fuera poco, el agua para uso doméstico llega cada dos horas y sólo por 15 minutos. Los contenedores son insalubres. Desafortunadamente, en este lugar no conocen otra forma de suministro.

Para este año, la Corporación para el Desarrollo Agropecuario contempla apoyos por 87 millones de pesos para combatir la sequía.

12 millones de pesos serán exclusivos para el sur estado y 75 millones destinados a la construcción de presas y otros equipos en general.

Aunque en el lapso de los primeros 5 meses se han registrado promedios de lluvia por debajo de la media, el Gobierno estatal es optimista de que la situación cambie.

"Llevamos 115 milímetros de lluvia en todo el estado de Nuevo León, un poco arriba de la media que de promedio son 140 milímetros, por lo tanto no es un momento crítico para el sector ganadero y el sector  agrícola", dijo Ramón Villagomez,director de Desarrollo Agropecuario en el estado.

La prioridad la tienen los municipios de Doctor Arroyo, Galeana, Aramberri, Iturbide, Zaragoza y Mier y Noriega, donde la sequía tiene en ruinas a la población.

FOTO: Archivo/ Roberto Alanis

LUIS GARCÍA