22 de julio de 2014 / 11:24 a.m.

Monterrey.- El Sintram funciona como el de Europa... pero a la mitad de su capacidad, admitió Jesús Villarreal Martínez, secretario técnico de la dependencia.

El motivo de esto es que hay fallas en mil 500 de 3 mil detectores viales, que son estropeados en ocasiones por Servicios de Agua y Drenaje, Teléfonos de México, obras de pavimentación y algunos otros trabajos que se realizan en la vía pública.

Ante esta situación, el encargado del Sistema Integral de Tránsito Metropolitano abundó que se requiere un nuevo acuerdo con los municipios y el Estado para emigrar del detector instalado debajo de la calle al que tiene cámaras, para facilitar así la operación del sistema de monitoreo e información vial que opera en toda la zona metropolitana.

"Si las espiras no se reparan, el sistema no tiene la información debida que los municipios han hecho un esfuerzo de pagar, pero se requiere renovar ese contrato metropolitano", expresó al respecto el funcionario estatal.

Las espiras son los dispositivos mediante el cual el sistema detecta los vehículos que circulan por las calles, lo cual los convierte en "los ojos" del Sintram pues aporta su materia prima de información, apunta el funcionario.

Sin embargo, el problema es que más de la mitad presenta fallas.

"De 3 mil 064 espiras actuales que tenemos, es un 53 por ciento las que tienen fallas, por eso te digo que pese a esas fallas el sistema sigue funcionando. En algunas ocasiones dañadas por obras de Teléfonos de México, de Agua y Drenaje, de pavimentaciones y dañan las espiras por ello debemos de emigrar el sistema tradicional debajo del concreto a la cámara, esa es la modernización del Sintram para evitar todas esas fallas".

"El Sintram funciona aquí como el de Europa, el fideicomiso es calidad, el problema es que mientras que no se le dé mantenimiento a las espiras, el fideicomiso no va actuar debidamente y actúa pese a que hay muchas espiras que están dañadas, y hay que repararlas", dijo.

El también director ejecutivo del Consejo Estatal del Transporte y Vialidad señaló que el sistema sigue siendo eficiente, pese a que no se ampliaron las intersecciones por la falta de presupuesto para el mantenimiento.

Actualmente existen 713 intersecciones viales, de los cuales 91 fueron instalados por el sistema Ecovía; cuando inició el fideicomiso el número ascendía a 547; al comenzar el proyecto circulaban 750 mil vehículos y actualmente son más de 2 millones.

De los paneles o pantallas electrónicas que no funcionan, agregó Villarreal Martínez, representa el 1 por ciento de la inversión total del fideicomiso que fue de 110 millones de pesos, por lo que lo importante de este sistema, son los 3 mil 064 detectores, de los cuales 2 mil son magnéticos y 762 son con cámara o llamados Trafi-Cam.

"Es decir, el 24 por ciento del sistema está por cámara y el 76 por ciento es de las que denominan espiras, que son las espiras físicas que son los ojos del sistema que nos permite darle la administración a los semáforos.

"Ver el panel fallando, y creer que está fallando el Sintram, es porque no se le dio el mantenimiento a los paneles, los municipios iban a ser lo que iban a dar el mantenimiento.

"Los municipios son los responsables del mantenimiento del sistema y el Gobierno del Estado es responsable de la red de comunicación, sino hubiéramos tirado por la borda toda esta importante inversión", comentó Villarreal Martínez.

Indicó que el Sintram no paga a los funcionarios ya que la contabilidad la lleva un despacho externo Castillo Miranda Asociados.

A medias

-El Sistema Integral de Tránsito Metropolitano tiene tres mil espiras o detectores viales, pero la mitad de ellos están estropeados por obras que otras dependencias realizan.

-Los daños se dan principalmente por trabajos que realiza Teléfonos de México, Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, entre algunas otras.

-De no repararse estos dispositivos, la central de Sintram no tendrá acceso a información oportuna sobre la vialidad de los municipios.

-No obstante, según el propio fideicomiso, lo que se requiere más que reparar estos aparatos, es migrar a un sistema más puntual, como las cámaras en puntos estratégicos.

Foto: Raúl Palacios

EDUARDO MENDIETA