ORLANDO MALDONADO RODRÍGUEZ
13 de abril de 2016 / 05:08 p.m.

Monterrey.- Al admitir que la situación que enfrentan las cárceles de Nuevo León da vergüenza, Sofía Velasco, presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), aseguró que una de las prioridades en su gestión será atender el tema penitenciario.

La ombudsman adelantó que una de sus primeras acciones será visitar todos los centros penitenciarios para constatar las condiciones en las que están tanto los reos, como sus familias.

Luego de haber tomado la protesta como nueva titular de la CEDH, Sofía consideró que el trabajo que planteará será a largo plazo más allá de la controversia constitucional que los diputados interpusieron por presuntas irregularidades en su nombramiento.

En este sentido, detalló que crear una comisión sólida y que dé respuesta inmediata a las víctimas de derechos humanos será otra de las prioridades que se trabajarán bajo su gestión.

"Por su puesto (atenderá) este caso tan difícil que ya todos sabemos que es la situación penitenciaria, que es uno de los temas más sonados, y que es necesario que se revise detenidamente junto con las autoridades penitenciarias.

"En los próximos días estaré visitándolos, sé que ayer en el diagnóstico penitenciario salimos muy mal, salimos con una calificación muy por abajo de lo que es lo ideal y hay que trabajar en ese tema, es una vergüenza, hay que poner mucho énfasis en ello", dijo.

Instaurar un servicio profesional al interior de la CEDH para que sus trabajadores estén mejor capacitados y por ende den un servicio eficaz a la ciudadanía será otro de los puntos a tratar en el organismo.

Asimismo dijo desconocer cómo se encuentra Nuevo León en respuesta a los derechos humanos a nivel nacional, por lo que insistió, sólo tiene conocimiento del diagnóstico que salió ayer en el país en materia penitenciaria, mismo que indica que el estado es uno de los peor calificados.

En cuestión del personal con el que cuenta el organismo, la nueva presidenta señaló que habrán de revisarlo y tomar las medidas necesarias en caso de que la nómina esté inflada y reforzar las áreas con las que no se tenga mucho personal.

"Una de las actividades es reorganizar al personal, parece que hay áreas que tienen mucha gente y otras que demandan más, entonces ya será cuestión de estar ahí, ver lo que hace cada quien o si no redistribuirlos, hacer un aprovechamiento real de todos los recursos humanos y materiales de la Comisión", refirió.

Otro de los puntos que sostuvo es que se actuará en contra de todas las dependencias gubernamentales que violenten los derechos de sus trabajadores y de la ciudadanía en general "aunque se trate del gobernador".

"Quiero que quede muy claro que todas las autoridades que violen los Derechos Humanos por supuesto que tendrán una responsabilidad incluyendo al gobernador", subrayó.

Por último, descartó incurrir en algún conflicto de intereses sobre su designación como presidenta de la CEDH, ya que si bien admitió haber sido consejera de la Comisión Estatal Electoral (CEE) en el proceso en el que Jaime Rodríguez fue electo gobernador, consideró que el que ahora el gobernador la haya designado como titular de manera directa no obedece a la voluntad del mandatario, sino a un proceso de elección pública y ciudadana que se dio para renovar la CEDH.