8 de enero de 2015 / 04:48 a.m.

Monterrey.- La "cuesta de enero" es una época de la que dependen en parte el resto de las finanzas del año, por tal motivo, debe cuidar sabiamente sus recursos al iniciar el 2015.

Los primeros días del año se asocian por tradición con el descanso y la celebración, pero al concluir el maratón "Guadalupe-Reyes" los ciudadanos deben, como cada año, ponerse a cuentas con algunos impuestos de temporada y otros pendientes financieros que al iniciar las festividades se veían a distancia pero ahora están a la vuelta de la esquina.

Aunque las primeras semanas de enero son "cuesta arriba", estas también representan una nueva oportunidad para tomar las riendas de sus gastos y sanear sus finanzas.

Telediario Digital trae para usted una serie de estrategias que podrían serle útiles en el rubro financiero, haciendo más llevadera "la subida" sin mermar los recursos de su bolsillo.

1- Reconozca sus ingresos, haga un presupuesto y programe sus gastos

Antes de realizar un presupuesto es importante reconocer la capacidad de captación financiera que generan sus actividades laborales, tener un pleno conocimiento de las mismas ayudará a realizar un presupuesto de egresos realista y funcional (ya sea mensual, semanal o diario).

De ser posible colóquelo por escrito en un lugar que sea visible para usted, incluso puede adquirir una agenda, esto le ayudará a concentrarse en el objetivo evitando 'fugas hormiga' que reduzcan sus recursos.

 

2- Año nuevo, vida nueva ¿Lo viejo? ¡Para afuera!

Los ingresos extra que habitualmente llegan a finales de año, son la mayor parte del tiempo y la oportunidad para renovar algunos bienes en el hogar incluyendo el guardaropa.

 A la par de estas acciones le sugerimos deshacerse de aquello que no utiliza de una manera práctica y funcional, por ejemplo a través de un bazar.

Este tipo de actividades contribuirán a mantener el orden en su hogar y generarán ingresos extra.

 

3-  Apriete un poco el cinturón, evite nuevas deudas

Las frases "liquidación por temporada" y "ofertas especiales" son muy comunes en el primer mes del año y por supuesto representan una tentación suculenta para cualquier comprador.

Antes de comprar algo que no está en su plan original, verifique si dicho gasto encaja en su presupuesto y proyecte los pagos a futuro, recuerde que gastos bien pensados, serán deudas sencillas de liquidar.

 

4- Sea cauto con los recursos en el hogar

El termómetro suele marcar temperaturas bajas los primeros meses del año, el invierno toma fuerza y con ello los gastos por el uso de servicios como: gas, agua y luz se disparan golpeando directamente su bolsillo. 

Usted puede evitarlo con medidas prácticas como: programar el uso de la calefacción, moderar el empleo de los calentadores, disminuir el tiempo que se baña en la regadera, remover las luces decorativas de Navidad, y encender la estufa únicamente para cocinar.

Si adopta estas recomendaciones sus recibos serán menos invasivos a su presupuesto y contribuirá de paso a cuidar el medio ambiente.

 

5- Convivir y dejar su coche en casa, la clave del ahorro

El uso del automóvil es una práctica frecuente entre los miembros de la urbe, en consecuencia el mantenimiento de un automóvil es uno de los gastos fijos que aparentemente es imposible de evitar, pero para todo hay solución. 

Si lo que busca es ahorrar, le sugerimos reducir el uso del mismo en la medida de lo posible, si utiliza el transporte urbano con mayor frecuencia o se turna con un amigo o conocido en el traslado en coche a las actividades diarias, fortalecerá sus recursos y sus relaciones interpersonales.

 

6- No improvise sus salidas

Abordando más a fondo el tema de convivencia con amigos o familiares, es de suma relevancia considerar sus salidas de recreación.

No es necesario acudir a un restaurante, al centro comercial o al antro de moda para pasar un buen rato de convivencia, en condiciones de clima adversas como las típicas de esta temporada, puede disfrutar con los amigos en su casa viendo películas, empleando juegos de mesa o simplemente disfrutando de comida casera.

Evite los 'gastos hormiga', esos pueden ser considerablemente dañinos a la larga.

 

7- Establezca metas realistas

Uno de los casos más comunes de los primeros días del año es la intención de mejorar nuestro estilo de vida ya sea en el ámbito de la salud o financiero.

Pero alcanzar una meta conlleva inversión de tiempo y dinero, antes de adquirir un compromiso como hacer ejercicio, comprar un automóvil o cambiar de equipo celular, estudie opciones saludables para sus finanzas.

Recuerde, un gimnasio equipado del cual pueda desertar por falta de tiempo en el primer trimestre, un financiamiento con intereses más allá de sus alcances o un plan de datos innecesario pueden ser la gota que derrame el vaso y mermar su dinero.    

 

8- Propósito con propósitos

Continuando con el tema de las metas o propósitos como aprender una nueva destreza, pueden convertirse en inversiones que acarreen beneficios económicos a mediano o largo plazo, además de servir como una distracción si se eligen a consciencia.

Tejido, corte, confección, repostería, arte en cerámica, elaboración de dulces, entre otros, son opciones de cursos que generalmente están disponibles en centros comunitarios o asociaciones civiles, ya sean gratuitos o a costos accesibles, los cuales pueden generar con el tiempo un ingreso extra.

Si bien es cierto el panorama no suele ser sencillo en el arranque de año, lo que ocurra a lo largo del mismo dependerá de las acciones preventivas y propositivas que vayamos a ejercer.

Tome las decisiones correctas y suba sin problemas la "cuesta de enero".

FOTO: Archivo

ALAN ELÍ PÉREZ